/
/
/
/
/
/
   
Ordenan siete nuevos diáconos en la Iglesia de Calama

Obispo Óscar Blanco Martínez llamó a los nuevos consagrados en tránsito y permanentes a que entre las múltiples actividades que les corresponderá realizar en el ejercicio de su ministerio lo hagan todo con humildad.
Miercoles 02 de Noviembre del 2016
  
Ver, bajar, abrir la puerta y servir en la caridad a los pobres, marginados e inmigrantes, fue la invitación que hizo el Obispo de Calama, Óscar Blanco Martínez a los siete nuevos diáconos en tránsito y permanentes que desde este sábado se unen al personal consagrado de la Diócesis San Juan Bautista.

La celebración tuvo lugar en la Iglesia Catedral San Juan Bautista de la capital de la Provincia El Loa y reunió a la comunidad eclesial junto a familiares de los nuevos ordenados e invitados especiales que con alegría compartieron un momento trascendente en la vida de hombres casados que se integran como diáconos permanentes, al servicio de la Iglesia de Calama. Se trata de Williams Reygada Carvajal, Humberto Ramírez González, Patricio González Escalera y Jaime Cáceres Julio.

“Damos gracias a estos hermanos nuestros y sus respectivas familias por su generosidad y coraje para responder al Señor y estar dispuestos a servir en su iglesia, no por un tiempo, sino para toda la vida”, expreso el Obispo Óscar Blanco.

En la misma celebración el Pastor otorgó el orden del diaconado en tránsito a Rubén Valderrama Venegas, Viviano Bustos Bustos y Andrés Ruiz, seminaristas que continuarán perseverando en su vocación hacia el Orden Sacerdotal, en una Iglesia –apuntó- llamada a escuchar, anunciar y servir con misericordia.

Monseñor Blanco refirió su mensaje en la riqueza del Evangelio de San Lucas, que narra el encuentro de Jesús con Zaqueo, hombre que fue testigo de la misericordia del Señor y que como muestra de su conversión compartió sus bienes con las víctimas de la corrupción.

“Sean diáconos de la gratuidad y de la misericordia, no interesados en el dinero, esto aleja a la gente de su servicio y los escandaliza. Recuerden que la conversión de Zaquero pasó también por meterse la mano en el bolsillo para compartir con los más necesitados”, les manifestó el Pastor.

Un apunte especial dedicó el Obispo a los diáconos permanentes, a quienes les señaló, que su responsabilidad está primero con sus familias e hijos, instándolos a mantener la paz en el hogar, para que puedan salir a servir contentos y confiados. “Que la Parroquia o unidad pastoral que les corresponda atender no sea excusa para escapar de la casa y de los deberes de esposo y padre”, acotó.

Monseñor Oscar Blanco finalmente expresó que a Cristo y a su pueblo, se ve y sirve mejor desde abajo, con humildad, sencillez con ternura de padre y madre, con el cuidado del buen pastor que se involucra con su rebaño, con la conciencia de que no somos dueños, sino custodios, no somos patrones, sino siervos. Diáconos hay que estar con el que sirve.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 02/11/2016

 
Galerías Fotográficas