/
/
/
/
/
/
   
Arquidiócesis de Concepción inauguró fortalecida Escuela de la Fe

Con una ceremonia que se realizó en el Aula Magna del Arzobispado de Concepción, se inauguró la Escuela de la Fe Verano 2017, organizada por el Centro CECAF de formación para los laicos y que se desarrollará del 3 al 14 de enero.
Miercoles 21 de Diciembre del 2016
  
En la apertura, intervino monseñor Fernando Chomali, afirmando que “la Iglesia de Concepción es tremendamente bendecida. Tuvimos el sínodo, que ha sido una vivencia extraordinaria, que concluyó con un documento; la asamblea eclesial, con un ambiente de fraternidad y oración extraordinaria, que cualquiera diócesis la desearía y la inmensa cantidad de cosas que suceden en las parroquias y comunidades”.

Dijo estar impresionado con el funcionamiento de 18 sedes de la Escuela de la Fe. “Una pastoral que no reflexiona es una pastoral que pierde espesor y cuando ello ocurre, no se transmite la fe y, por eso, es muy importante que nos formemos todos. Los sacerdotes y los diáconos son testigos del esfuerzo que hemos hecho y ustedes, los laicos, son parte importante de la iglesia”.

Junto con agradecer, el Arzobispo agradeció la colaboración para alcanzar estos avances y llamó a perseverar en la formación, recordando que también los catequistas tienen una importante oportunidad de formación en el diplomado que dicta la UCSC, en el cual ya han recibido formación más de 400 catequistas de la Arquidiócesis.

“Los cambios son impresionantes y nosotros debemos tener el timón muy firme y no perdernos. Debemos formarnos, tener una profunda vida de oración, una vida sacramental, dar ejemplos y dedicarnos a los más pobres”, animó Monseñor, en su mensaje, agregando que “con esta trilogía podremos anunciar a Jesucristo que es la meta ultima de cada uno de nosotros”.

El coordinador de Cecaf, Alejandro Montero, dijo que la Escuela de la Fe trabaja y tiene su acción en la colaboración de numerosas personas, agradeciendo a cada uno en la preparación de la actividad, para lo cual pidió un fuerte aplauso. En su contextualización, precisó que “hoy estamos llegando a toda la diócesis, nos quedan algunos desafíos; un 30% de las parroquias cuentan con sedes de la escuela y aspiramos aumentar la presencia. Nuestra meta es que cada parroquia tenga al menos una sede”. Agregó que en las 18 sedes se dictarán 28 cursos, “lo que es motivo de mucha alegría. La formación es vital para la arquidiócesis y junto con querer llegar a más parroquias, queremos crecer en el acceso permanente en la formación. Hemos estado discutiendo sobre cuáles sean los caminos para llegar a eso. Nuestra posibilidad de crecer depende de la participación de los coordinadores parroquiales, que han comprendido el desafío de la escuela”.

Cuaderno del discípulo

En la jornada, se anunció un nuevo proceso de certificación que podría aplicarse en la próxima Escuela de Invierno, en lo que se definió como Cuaderno del Discípulo.

Más detalles de la iniciativa los entregó el Pbro. Mauricio Aguayo, Vicario General, quien comentó que se bien la idea tiene un tiempo, en la actualidad se está afinando. “El desafío principal es ofrecer un proceso ordenado, ayudar a que cada uno de nosotros le dé espesor a la comprensión del misterio de la fe; que no sea es algo aleatorio o un cóctel de temas. El Cuaderno del Discípulo es una expresión del discipulado de nuestra propia condición de cristianos en el camino del Señor; será un cuaderno personal. La formación tiene niveles, no un conjunto indiferenciado, y contendrá distintos niveles (básico, medio y superior), en la medida que va profundizando el encuentro con el Señor, a través de distintas áreas de contenido”, explicó.

El programa inaugural contempló la conferencia del teólogo y académico, Patricio Merino, director de la Escuela Teológica y vicerrector Académico de CEBITEPAL, con sede en Bogotá, Colombia. quien se desempeña en torno a “Algunos fundamentos y orientaciones teológico-pastorales del magisterio del Papa Francisco”. Al inicio de su exposición se mostró contento y agradecido de la oportunidad de reencontrarse con muchos cercanos. “Para mi es una alegría muy grande reencontrarme en mi casa; siempre es importante volver a casa; que bueno que se acordaron de mí. Los recuerdo y agradezco y felicito al equipo de Cecaf y les animo a seguir”, expresó.

Comentó que la iniciativa de CECAF está siendo replicada en Colombia, donde él fue requerido para asesorar un equipo técnico pastoral para diseñar un espacio de formación de laicos. “Es decir, vamos a exportar Cecaf a Colombia”.

Manifestó que su exposición consideró los distintos documentos del Para Francisco y de las ideas que ha madurado en distintos encuentros y jornadas de estudio en Cebitepal.

Resaltó que en el mensaje del Pontífice hay un fuerte fundamento espiritual. “Hay una mística detrás, lo que le da espesor a la pastoral, enseñanzas. No son slogans, sino meditadas y enraizadas en la experiencia espiritual de la Iglesia, en este caso, mediadas por los ejercicios espirituales de san Ignacio, que busca el discernimiento de espíritu. El Papa nos invita a ser adultos en la fe, a discernir, a no dar respuestas simplonas, a no encasillar, a ser adultos, en el seguimiento de Jesús; una búsqueda constante de la voluntad de Dios y lo que mueve los ejercicios espirituales. Una búsqueda que se realiza en la vida concreta y no en la vida ideal, sino en la situación particular que cada uno tiene que vivir y encontrarse con la presencia del Señor, no sólo conocer lo intelectual, sino la afectividad, la corporeidad, todo el ser humano, Busca la sencillez en todo imitar y seguir a Jesús, acercándose a la gente, tocando las heridas, abrazando, no juzgando, sino acogiendo”, subrayó, en parte.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 21/12/2016

 
Galerías Fotográficas