/
/
/
/
/
/
   
Quilicura ofrece curso de Biblia en francés para haitianos

Las escuelas de verano son una instancia de comunión zonal y decanal, donde las parroquias de Santiago se reúnen en un espacio de formación común, compartiendo la vida y la fe de cada persona en su comunidad.
Jueves 12 de Enero del 2017
  
Hasta la parroquia Nuestra Señora del Carmen en Quilicura, llegó el cardenal de Santiago, Ricardo Ezzati, para celebrar la eucaristía junto a toda la comunidad participante de las escuelas de verano en la zona norte y conocer los cursos que imparte el decanato.

A la luz del evangelio de Marcos, el arzobispo de Santiago señaló que “Jesús no busca el aplauso. La misión de Jesús es evangelizar el corazón misericordioso de Dios a hombres y mujeres”, destacando la labor de formadores y participantes y el esfuerzo de anunciar la Buena Noticia.

En esa línea, en la homilía, agregó que quienes forman parte de las escuelas de verano “tienen la misión de ser como Jesús, liberadores de los males del pecado en aquellos que se sienten esclavos. Ser liberadores, porque realizan obras de misericordia en los marginados y por ser anunciadores del Reino de Dios”, exhortó.

El padre Eduardo Rodríguez, párroco de Nuestra Señora del Carmen, agradeció la visita del cardenal Ricardo Ezzati y manifestó que los cursos “son muy buenos para la formación personal. Es importante participar en una parroquia con conocimiento, porque la iglesia tiene distintos planes para los laicos para que puedan conocer la fe y poder defenderla”, apuntó.

Los cursos de la Escuela de Verano del decanato de Quilicura son siete y están participando cerca de 120 personas en Cristología, Pastoral Matrimonial y Familiar, Ministros de Comunión, Evangelio de San Mateo, Antiguo Testamento, Antropología Cristiana e Introducción a la Biblia.

Este último curso, a cargo del padre Yam Luc, sacerdote camerunés con 4 meses en nuestro país, tiene la particularidad que lo está impartiendo en lengua francesa para toda la comunidad haitiana que reside principalmente en Quilicura y otros sectores de la zona norte de la capital.

“Chile es un país bendito. El valor de la acogida, de la fe, de las caminatas que he participado, me ha servido para ver el amor a Dios. Los extranjeros que vienen aquí encuentran esta acogida y sienten la necesidad de vivir en Cristo. Este curso es muy importante para mí, porque de verdad, es un signo de acogida para muchos”, sostuvo el padre Luc.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 12/01/2017

 
Galerías Fotográficas