/
/
/
/
/
/
   
Visita Ad Limina:
"Que el mismo Espíritu que animó a San Francisco encienda en nosotros el amor a Dios"

Cuando en Chile se vivan las últimas horas del miércoles 15 de febrero, en Roma por diferencia de horario será jueves, y los obispos chilenos comenzarán un retiro de tres días en Asis, previo al comienzo de la Visita Ad Limina.
Miercoles 15 de Febrero del 2017
  
Monseñor Jorge Concha, obispo auxiliar de Santiago, fue el encargado esta vez de la organización del retiro. Él cuenta que serán días de oración y reflexión en la tierra de san Francisco (a la que corresponden las fotos de la galería), una preparación espiritual previa a la Visita Ad Limina, que se realizará entre el 20 y el 28 de febrero.

“Los obispos, en ocasión de una de las Asambleas plenarias celebrada en Punta de Tralca, propusieron que fuera en Asís, reconociendo que en Italia hay varios centros significativos para este tipo de ejercicio espiritual. Asís está relativamente cerca de Roma. Lo va a predicar Fray Cesare Vaiani, hermano franciscano que es Secretario general para la Formación y los Estudios de la Orden Franciscana. La Eucaristía y algunas oraciones principales tendrán lugar en la Basílica de San Francisco, donde están los restos de San Francisco; en la Porciúncula, donde nace la fraternidad franciscana y lugar donde muere San Francisco; en Le Carceri, donde él se apartaba para orar; en Santa Clara, con las clarisas; en San Damián, donde se encuentra el famoso Cristo de San Damián. Todos los lugares son muy cercanos unos de otros. Cada uno de estos, y otros lugares, hablan de la experiencia de fe de San Francisco” relata el obispo.

-¿Cuál es la motivación para que la Visita Ad Limina comience con un retiro?

- La Visita Ad Limina que los obispos realizan a la Sede apostólica cada cinco años, es un momento muy importante para una Iglesia local en todo sentido: en ella cada obispo da cuenta de la marcha de sus diócesis. Pero más allá de lo jurídico, la Visita es una expresión más de la comunión y unidad con el Santo Padre, permite un mayor conocimiento de la realidad en que la Iglesia local lleva adelante su misión y al mismo tiempo de los desafíos que ella tiene; permite un mayor conocimiento de las dificultades que debe enfrentar la Iglesia tanto internas como del contexto, y es de gran estímulo para la misión evangelizadora de la Iglesia local. De ahí la importancia de una buena disposición espiritual para dar y recibir, para vivir la visita en auténtico espíritu de comunión, de mutuo servicio, de impulso evangelizador y que ayude a la renovación.

- ¿Por qué específicamente en Asís?

- Se reconoce el tremendo atractivo que tiene la figura de San Francisco como verdadero hermano de todos, que con humildad sigue animándonos a reconocer a Dios y a relacionarnos con Él, y a reconocer y relacionarnos con los hombres y mujeres y con toda la creación, desde la Encarnación de su Hijo Jesucristo. Desde este hecho, Dios se hace aún más partícipe de nuestra vida y de nuestra historia; y al mismo tiempo, es un hecho que nos desafía, especialmente a quienes nos decimos cristianos y católicos.

En Francisco de Asís vemos la importancia tanto del contenido como de la forma de nuestra fe y de nuestras convicciones, algo tan importante en la enseñanza cristiana católica. En efecto, Francisco experimentó una profunda relación personal con Dios como Amor, como el Bien supremo, que ha querido hacerse aún más cercano a los hombres en la persona de su Hijo Jesucristo, nuestro misericordioso salvador, y que, además, está siempre ofreciéndonos su gracia para ayudarnos en medio de nuestras dificultades. Pero al mismo tiempo, Francisco de Asís, da cuenta de esa relación profunda que sustenta su fe con el modo fraterno y justo con que trata a los demás, incluida toda la creación. Y precisamente, esto sigue siendo una tarea y un desafío para nosotros hoy día, también en nuestro país.


-¿Cuáles son las expectativas de los obispos chilenos en relación a este retiro?

- Creo que las expectativas pueden ser varias: la primera es la preparación a la Visita Ad Limina propiamente tal, para que todos los participantes la vivamos con espíritu de fe y de servicio tanto a Iglesia local como universal, y otra que también creo posible, y muy ligada a lo anterior, es en vista a la misión en nuestro país: los obispos de Chile nos queremos disponer a que el mismo Espíritu que animó a San Francisco encienda en nosotros el amor a Dios y a los hermanos para estar siempre en actitud de conversión y de servicio a los demás, que nos ilumine para estar siempre en actitud de discernimiento, sobre todo en situaciones complejas y que nos anime en nuestra misión como pastores.

Ver más información sobre la visita Ad Limina

Fuente: Prensa CECh






Asis, 15/02/2017

 
Galerías Fotográficas