/
/
/
/
/
/
   
La espiritualidad que se vive en Yumbel es un patrimonio de Chile

Así lo planteó monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, durante la celebración del tradicional “20 Chico”, con la presencia de miles de peregrinos de distintos puntos, especialmente del ámbito rural.
Lunes 20 de Marzo del 2017
  
La manifiesta espiritualidad que se vive en el santuario de san Sebastián de Yumbel es un gran patrimonio de la sociedad que es necesario cuidar, porque es el alma de Chile, dijo Monseñor Fernando Chomali.

El párroco y rector del santuario, presbítero Bernardo Álvarez, señaló que son miles los peregrinos que han visitado Yumbel, durante el fin de semana, lo que se incrementó el lunes 20, para lo cual se programaron varias misas con una presencia masiva de fieles.

“Los tres días, sábado, domingo y lunes, han sido muy intensos. Entre el sábado y el domingo, a diferencia de otros años, mantuvimos el campo de oración y el templo abiertos. Estamos felices con la concurrencia de los peregrinos que manifiestan su fe en san Sebastián y en el Señor. Nuestro mensaje siempre es que puedan llevar esta experiencia a sus hogares. Podríamos decir que el 20 de marzo tiene un sello especial, en el sentido que tradicionalmente el mundo campesino, del entorno rural, viene a dar gracias a Dios por sus cosechas”, agregó el párroco.

Esta es una riqueza y un patrimonio que tenemos que cuidar. Todas las sociedades que se han olvidado de Dios han terminado olvidándose de sí misma. La fe nos lleva a valores importantes como la bondad, la solidaridad, la justicia, y son elementos que la gente que vienen de lugares diferentes y de condiciones sociales y económicas distintas, lo tienen muy en el corazón. Es una riqueza de Chile”, afirmó Monseñor Chomali, quien en su homilía.

El Arzobispo llamó a trabajar para que “en Chile haya más equidad, fraternidad, más concordia y menos violencia. Hoy, están promoviendo una ley que atenta contra los más indefensos, en contra del niño por nacer. Seriamos otro país que permitiéramos que un niño enfermo no nazca, sería otro país, que permitiéramos que un niño que nace en circunstancias difíciles y compleja, no nazca. Tenemos que pedirle a san Sebastián que interceda por los legisladores para que los ilumine y no caigamos en algo tan terrible, como promover una ley de aborto en Chile. Somos los católicos lo que tenemos que sacar la voz. Este es un tema que tiene ver la fe”.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 20/03/2017

 
Galerías Fotográficas