/
/
/
/
/
/
   
En Calama se agradeció a Dios por aniversario 138

Obispo Óscar Blanco Martínez presidió solemne Te Deum.
Jueves 23 de Marzo del 2017
  
Con la presencia de las máximas autoridades de la Región de Antofagasta, provincia y comuna, invitados especiales y fieles se celebró en la Iglesia Catedral de Calama, el solemne Te Deum aniversario 138 de la ciudad.

Presidida por el Obispo Óscar Blanco Martínez y acompañado por sacerdotes y diáconos de la Diócesis San Juan Bautista, fue la oportunidad para agradecer a Dios por un nuevo año de la comuna, sus autoridades y habitantes.

El Obispo señaló que a menos de un año de su llegada como pastor, no se sentía con toda propiedad para hablar en un acto tan noble sobre Calama, situación y futuro. Por tanto pidió a un calameño responder ¿Por qué darías gracias a Dios en este nuevo aniversario de tu comuna?.

Al respecto el Pastor relató: “Doy gracias por la vida que se gesta en la familia calameña, por mi tierra, tantas veces vapuleada y ofendida; pero linda hermosa y preciosa. Por mi gente, por los que han nacido aquí y por los que han llegado de otros lugares. Por el trabajo de los hombres y mujeres de mi tierra, por la experiencia de nuestros adultos mayores, por las autoridades de ayer y de hoy; por el profesor, el carabinero, el militar y el enfermero. Por los que estamos por años y por los que están de paso, por los de arriba y por los de abajo, por las manos curtidas y los rostros cansados, por las costumbres y tradiciones de nuestras comunidades indígenas, por las siembras y cosechas de la pre-cordillera. Porque somos pueblo y somos Iglesia, por la fe que heredamos de nuestros padres y que danzan nuestros bailes religiosos, Por la esperanza de los jóvenes y el amor de los hermanos. Por eso doy gracias a Dios”.

También el Obispo Óscar Blanco, mencionó que también preguntó a una persona que vino de afuera y que echó raíces en esta tierra y se considera un calameño más. ¿En tu mirada, Qué crees que habría que trabajar en Calama para que sea una ciudad más justa, fraterna e inclusiva?

Contó que éste le respondió: “Los que llegamos de otros lugares, no tardamos en corroborar que muchas veces esta tierra de oportunidades y motor de la economía de Chile, ha sido injustamente tratada. Extenso desierto, sequedad, vientos empolvados, lejos del centro, medio ambiente contaminado y con escases de agua y otras características, la determinan como un lugar donde no se elegiría para vivir”.

Y continuó, “Es tiempo en que comencemos a querer a esta Calama, no podemos quedarnos con políticas y acciones que apunten solo a mejorar la productividad, contaminando el medio ambiente y explotando sus recursos. Es absolutamente necesario que el desarrollo también fomente una mejor calidad de vida, muchos se sentirán felices de quedarse, hacer familia y proyectarse aquí.

Monseñor Blanco, resaltó que en su respuesta le expresó, “Debemos comenzar a rescatar la identidad de esta zona. Calama es un Oasis andino y minero, sin embargo, una serie de influencias, contribuyen a distanciarla de esa necesaria identidad y por consiguiente desincentivan el apego a sus tradiciones”.

Finalmente Monseñor Óscar Blanco tomando las palabras del Evangelio de Lucas 6, 46-49 que se escuchó en la celebración, señaló que el Señor nos habla de la construcción de una casa, símbolo de la construcción de la casa común, que requiere buenas gestión y planificación trasparente, que sea habitable, con servicios básicos al alcance de todos y todas, con bases sólidas, donde hoy todos los que habitamos nos sintamos comprometidos, manifestando los criterios de servicio y honestidad, renunciando a los intereses particulares, porque en Calama todos somos importantes.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 23/03/2017

 
Galerías Fotográficas