/
/
/
/
/
/
   
San Juan Pablo II, esperanza para el corazón de Chile

En la actividad se abordó la visita del santo padre desde diversas dimensiones: La Iglesia, la universidad, los medios de comunicación, entre otros.
Lunes 03 de Abril del 2017
  
Con motivo de la visita apostólica de San Juan Pablo II realizada a Chile entre el 1 y el 6 de abril de 1987, la Conferencia Episcopal de Chile junto a la Pontificia Universidad Católica de Chile conmemoraron uno de los hitos más relevantes ocurridos en la historia del país, tanto por el significado que alcanzó para la Iglesia nacional como para Chile, dado su trascendente impacto social, político y cultural.

Para recordar este importante momento en la historia de nuestra nación se desarrolló el coloquio: Esperanza para el corazón de Chile. Esta actividad fue inaugurada por el rector Ignacio Sánchez, quien recordó que el papa, en su visita a la Universidad, enfatizó que se debía servir sin descanso al hombre y la mujer de Chile, y que la casa de estudios tenía además una gran responsabilidad moral con Dios y con el país: reflexionar sobre la defensa y difusión de los valores humanos. La UC además debe evangelizar la cultura, ya que el hombre es el artífice y beneficiario de esta, pero una cultura inspirada por Dios, afirmó.

Conferencia monseñor Santiago Silva: "San Juan Pablo II, esperanza para el corazón de Chile"

La primera exposición estuvo a cargo de monseñor Santiago Silva, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile y obispo castrense. El pastor destacó que la visita del Santo Padre fue una “respuesta pertinente a las búsquedas de un pueblo en medio de una compleja situación de vulneración de derechos humanos, crisis económica y empobrecimiento, y de un difícil camino de transición a la democracia (…)En este contexto, la visita de Juan Pablo II significó una experiencia muy vital y profunda para el pueblo chileno, porque ayudó a recuperar los espacios públicos y los medios de comunicación como lugares de visibilización y encuentro de la sociedad chilena”.

Monseñor Santiago Silva también desarrolló en este coloquio, siete ideas fuerza que el papa abordó en su visita, las que iluminan la realidad actual del país. El primera idea tiene relación con el mensaje transversal de s. Juan Pablo II sobre la paz en Jesucristo: “Lo central y estructurante de sus discursos en Chile, es la persona de Jesucristo. “Mi mensaje va destinado por igual a todos los hijos de Chile; es un mensaje pascual y por lo tanto, es un mensaje de vida: de la vida en Cristo, presente en su Iglesia (…), para promover en el mundo la victoria del bien sobre el mal, del amor sobre el odio, de la unidad sobre la rivalidad, de la generosidad sobre el egoísmo, de la paz sobre la violencia, de la convivencia sobre la lucha, de la justicia sobre la iniquidad, de la verdad sobre la mentira”.

Mons. Silva también dijo que un segundo eje de su anuncio fue la familia, a quien “debe la sociedad su propia existencia. Ella “es el ambiente fundamental del hombre, puesto que (…) aparece unida al mismo Creador en el servicio de la vida y del amor. Así podemos comprender que "el futuro de la humanidad se fragua en la familia". En tercer lugar se encuentra la cultura, “De un modo especial recordamos hoy su invitación a “caminar a una cultura del ser y del actuar”.(…) Una cultura del ser no excluye el tener: lo considera como un medio para buscar una verdadera humanización integral, de modo que el tener se ponga al servicio del ser y del actuar”. En relación al mensaje del santo padre sobre los pobres y la educación, monseñor Silva recordó que “ Desde el corazón de la enseñanza social de Iglesia el Papa clamaba: “¡Los pobres no pueden esperar! Los que nada tienen no pueden aguardar un alivio que les llegue por una especie de rebalse de la prosperidad generalizada de la sociedad” . Y proféticamente enunciaba “el punto neurálgico de todo el problema: la educación, llave maestra del futuro, camino de integración de los marginados, alma del dinamismo social, derecho y deber esencial de la persona humana”. San Juan Pablo II también hizo mención, por una parte, a la importancia de la reconciliación, así como también realizó un llamado al pueblo mapuche a defender su identidad.

Monseñor Silva recordó también la beatificación de Sor Teresa de Los Andes, realizada por el papa en el marco de su visita a Chile.

Para finalizar, el presidente del Episcopado invitó a los presentes a asumir los retos de nuestra época, “al estilo transformador de vida propio de Juan Pablo II, como discípulo misionero, que peregrina junto al Pueblo de Dios irradiando con alegría la fe en Jesucristo y su Evangelio”.

Panel y Oración

Luego se desarrolló el panel: “A 30 años de Juan Pablo II en Chile. Impacto y Legado de su visita”, compuesto por Sol Serrano, profesora del Instituto de Historia de la UC; Alberto Echegaray, presidente de la comisión de la visita papal (1987); y Cristián Zegers, director de diario El Mercurio; modera: Paulina Gómez, vicerrectora de Comunicaciones UC.

En el patio Juan Pablo II de Casa Central, el cardenal Ricardo Ezzati realizó una Oración y esta actividad contó también con una ofrenda floral, además del canto del Himno "Mensajero de la vida", a cargo del conjunto Huasos del Algarrobal y voces de la Comunidad UC. Una exposición fotográfica que dio cuenta de la visita del Papa y de su significado para la Universidad.

- Ver texto completo

Fuente: Prensa CECh


CECh, 03/04/2017

 

Documentos
- San Juan Pablo II, esperanza para el corazón de Chile
Galerías Fotográficas