/
/
/
/
/
/
   
“En nuestro país encarcelamos la pobreza”

Reflexión de la hermana Nelly León, capellana de la cárcel de mujeres de San Joaquín, en el marco de 30.º aniversario de la visita del papa s. Juan Pablo II a Chile.
Viernes 07 de Abril del 2017
  
La hermana Nelly León, religiosa del Buen Pastor y Capellana de la Cárcel de Mujeres, reflexionó sobre la situación de las personas privadas de libertad a la luz de lo expresado por el papa s. Juan Pablo II en Chile, en el marco del 30.º aniversario de su visita.

Esta reflexión recuerda las palabras con las que el papa comenzó su mensaje a las personas privadas de libertad: “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 26-28). Esta es la llamada constante que hace el Señor a todos los hombres, y en particular a quienes Él quiere descubrir el sentido salvífico del dolor.

En el texto, la hermana Nelly señala que “la población penal ha crecido desmedidamente y lamentablemente la droga se ha apoderado de nuestras poblaciones y de las cárceles que no son otra cosa que la reproducción de lo que viven nuestros hermanos y hermanas más pobres que han sido relegados a vivir en las periferias de nuestras ciudades”. Y agrega que los agentes pastorales y capellanes que han dedicado su vida a acompañar esta difícil realidad buscan “acoger con corazón misericordioso los dolores que aquejan sus vidas e historias, muchos son los deseos incumplidos, sobre todo los que tiene que ver con sus familias y sus hijos, lamentablemente en nuestro país encarcelamos la pobreza, eso dificulta aún más el reencuentro con la familia y que se puedan restaurar esos vínculos”.

Revisa esta reflexión y otros contenidos de nuestro especial conmemorativo del aniversario de la visita de s. Juan Pablo II a Chile.

Fuente: Prensa CECh
Imagen: mujerlevantate.cl


CECh, 07/04/2017