/
/
/
/
/
/
   
Colecta Viernes Santo: “Cada uno haga según ha propuesto su corazón”

Con este donativo acompañamos a los cristianos de Medio Oriente, ayudándolos a mantener viva la esperanza en estos contextos difíciles.
Miercoles 12 de Abril del 2017
  
La "Colecta para Tierra Santa" nace del deseo de los Papas de mantener fuertes los lazos entre todos los cristianos del mundo y los Santos Lugares. Vivir hoy la fe cristiana en Medio Oriente, lo sabemos, no es nada fácil. No lo es, especialmente, en Irak, en Siria y en Egipto, donde las comunidades cristianas han experimentado el ecumenismo de la sangre y donde cada concreto fiel ha de luchar todos los días contra la tentación de abandonar la propia tierra, o incluso la propia fe. Tampoco lo es en los demás Países de la Región, donde frecuentemente los cristianos se ven sometidos a formas de opresión y de discriminación que minan día tras día sus condiciones de vida.

Mantener viva la esperanza en estos contextos es verdaderamente difícil, pero es al mismo tiempo importantísimo. La presencia cristiana en Medio Oriente tiene por ello necesidad de sentir el apoyo y la cercanía de toda la Iglesia. Un apoyo que se realiza con la constante oración por ellos. Un apoyo que se concretiza también con la ayuda económica, teniendo presente que San Pablo escribía con ocasión de la primera colecta de Jerusalén: «Cada uno haga según se ha propuesto en su corazón, no de mala gana ni obligado, que Dios ama al que da con alegría» (2 Cor 9,7).

Este donativo, que tradicionalmente se efectúa el Viernes Santo, es la principal fuente para el sustento de la vida que se desarrolla en torno a los Santos Lugares; también es el instrumento que la Iglesia se ha dado para estar al lado de las comunidades eclesiales de Oriente Medio. En tiempos más recientes, el Papa Pablo VI, a través de la Exhortación Apostólica Nobis in animo (25 de marzo 1974), dio un impulso decisivo a favor de la Tierra Santa.

La Custodia, a través de la Colecta, puede sostener y llevar adelante la importante misión a la que está llamada: custodiar los Santos Lugares, las piedras de la memoria, y a favorecer la presencia de los cristianos, las piedras vivas, de la Tierra Santa, a través de muchas actividades solidarias, tales como el mantenimiento de las estructuras pastorales, educativas, de asistencia, sanitarias y sociales.

- Revisa la información referente a a esta colecta

Fuente: Vatican.va


CECh, 12/04/2017