/
/
/
/
/
/
   
Tras término de Triduo Pascual en Diócesis de Chillán:
Gran devoción religiosa se vivió al concluir fin de Semana Santo 2017

Uno de los momentos de mayor solemnidad y de recogimiento que se vivió durante la Semana Santa 2017, fue el de la noche del Sábado Santo, en el marco de la Vigilia Pascual –la celebración más importante del año- donde se realizó la bendición del Fuego Nuevo de la Pascua; del Cirio Pascual; y se celebró la Resurrección del Señor.
Lunes 17 de Abril del 2017
  
El silencio y la oscuridad iluminada sólo por la luz de los centenares de cirios al interior de la Catedral de Chillán, dio paso para el canto del aleluya y el sonar de las campanas, donde se recordó la acción del Señor por los hombres.

El obispo Carlos Pellegrin durante la noche al término de la “vigilia de las vigilias”, enfatizó en su mensaje que “esperamos de que todos puedan reencantarse con el Señor vivo, que no está muerto, no está en el sepulcro, sino que nos llama a todos a ser sus testigos”, destacó, añadiendo que “nos unimos al Santo Padre Francisco para pedir particularmente este año por la paz en el mundo entero.

Tenemos en el corazón a los hermanos católicos y cristianos de Siria, pero no sólo a los que comparten nuestra fe… todo hombre y mujer que sufre hoy en el mundo, como nuestros hermanos de Venezuela y de otras naciones que han llegado a nuestra ciudad, necesitan de una buena nueva que es el Dios vivo”, subrayó, deseándoles a las distintas comunidades de Ñuble una feliz Pascua de Resurrección.

Mientras muchos durante este fin de semana largo pudieron disfrutar de viajes o de encuentros familiares que permitieron renovar fuerzas con un merecido descanso; otros, optaron por responder al llamado que hiciera el pastor diocesano al iniciarse el Triduo Pascual, período que considera al Jueves, Viernes y Sábado Santo como los tres días de preparación con miras a la celebración de la Fiesta de Pascua.

Fue así como las comunidades acudieron en gran número a las celebraciones de este fin de Semana Santo que se desarrollaron en las respectivas parroquias de la Diócesis. En el caso de la Catedral, fue la Misa de la Cena del Señor que celebra la Institución de la Eucaristía la que durante la tarde del Jueves Santo, dio inicio al Triduo Pascual evocando la humildad que tuvo Jesús cuando lavó los pies de sus apóstoles en una actitud de servicio en la Última Cena. Tal signo fue representado de igual forma por el obispo, quien lavó y besó los pies de 12 fieles.

Inmigrantes también cargaron la Cruz

El Viernes Santo, luego del retiro que durante la mañana dirigió el obispo en la Catedral, estuvo marcado en la tarde por la Liturgia de la Veneración de la Santa Cruz, y posteriormente por el tradicional Vía Crucis o “El Camino de la Cruz”, que este año reunió a muchos fieles, entre ellos, personas de Colombia, Venezuela y Haití que en la cuarta estación también cargaron la cruz durante el recorrido por la calles céntricas de Chillán, mientras los jóvenes de la parroquia El Sagrario representaban las catorce estaciones de la Pasión de Cristo.

“La presencia de los hermanos inmigrantes, son también la presencia de Cristo. Para nosotros como Iglesia es importante acogerlos y ver en sus rostros, el rostro del Cristo sufriente”, concluyó el obispo Pellegrin.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 17/04/2017

 
Galerías Fotográficas