/
/
/
/
/
/
   
Al celebrar sus 11 años de ordenación episcopal:
Obispo brindó apoyo a trabajo de religiosas en Hogar Teresa Toda de Chillán Viejo

El pasado fin de semana largo, se cumplieron 11 años desde aquel sábado 29 de abril de 2006 cuando en la Casa del Deporte, la comunidad fue testigo de la ordenación episcopal y de la toma de posesión como obispo de la Diócesis de Chillán, de Carlos Pellegrin Barrera.
Miercoles 03 de Mayo del 2017
  
Fue en este contexto de celebración, que el pastor diocesano quiso conmemorar esta fecha visitando a los menores y conociendo la labor que realizan las religiosas del Hogar Teresa Toda en Chillán Viejo.

Por más de dos horas durante la mañana del domingo 30 de abril, y acompañado por la Hermana Edith Farías, quien es la representante legal en Chile de la Congregación Hermanas Carmelitas Teresa San José, recorrió las distintas instalaciones del recinto que desde 1993 funciona en el sector El Bajo de la comuna histórica asistiendo a menores en condición de vulnerabilidad social.

“He querido venir a compartir con ellas, para felicitar el trabajo que realizan y para agradecerles la buena disposición”, destacó el obispo, quien al tiempo de valorar la misión de las religiosas, realizó un especial llamado al Estado para que “apoye más en esta gran tarea, y puedan estar más dispuestos a acompañar a las hermanas en momentos que son bastante difíciles hoy en día. La supervisión que es muy importante, podría ser más acogedora a los carismas de las congregaciones”, indicó, refiriéndose al cierre de otros hogares de menores que se han producido en los últimos años en Chillán.

Agregó que “en todo Chile está sucediendo esto, debido a las exigencias que van más allá de lo aceptable por parte de las instituciones del Estado. Todos hemos sabido de la crisis que existe en el Sename y ojalá que en el corregir las faltas que se han dado, haya más bien un apoyo para hogares como este que se entrega generosa y totalmente al servicio de los niños y niñas”, subrayó el obispo.

La Hermana Edith Farías, manifestó que “para nosotros es un desafío permanente considerar a un niño como un talento sagrado, por eso es que todos trabajamos por respetarlos, valorarlos y sacar los mejor que hay en cada uno de ellos. La congregación hace un esfuerzo muy grande y que gracias al apoyo de muchos bienhechores, tenemos el hogar en muy buenas condiciones de infraestructura, alimentación y vestuario”, destacó la religiosa al agradecer el apoyo de muchos anónimos y de la comunidad para mantener el único hogar que la congregación posee en el país, al que se le suman otros dos establecimientos educacionales en Santiago. Añadió que “para nosotros el que venga el obispo a celebrar los 11 años de su ordenación episcopal, es un estímulo a nuestra misión, porque a veces uno cree que está sola, y no lo está. Hay muchas personas que nos apoyan, no quieren y valoran la obra”, concluyó.

Actualmente el Hogar Teresa Toda cuenta el apoyo de distintos profesionales, entre ellos, educadoras, sicólogos y asistentes sociales que atienden en total a 31 niño(a)s y adolescentes, donde la mayoría de ellos está susceptible a una adopción.

Velando por la protección de los niños en Chile desde 1960
La Congregación de Hermanas Carmelitas Teresas de San José fue fundada por Teresa Toda Juncosa y su hija Teresa Guasch Toda en Barcelona (España), el 22 de Febrero de 1878. El carisma de ellas, llega a Chile con las primeras Hermanas Carmelitas Teresas de San José en 1960, arraigándose en nuestro país con la creación de un Hogar de niños, niñas y adolescentes.

El 1985, la Congregación funda una Comunidad Religiosa en Chillán, la que en sus primeros 10 años se ocupó de la pastoral poblacional y pastoral juvenil vocacional. En el año 1990, la comunidad acepta la invitación que les hace el Señor Obispo de la época, Monseñor Alberto Jara Franzoy, a dirigir el Hogar Pablo VI. La Hna. Rosario Galofré Mestres se desempeñó como Directora y apoyaron el proyecto las Hermanas Jovita Morán, Consolación Arroyo y Gloria Ximena Bugueño.

En 1993 las Hermanas Carmelitas Teresas de San José, compran el terreno del Hogar Pablo VI al Obispado. Una vez que el terreno pasa a ser de la Congregación, las Hermanas construyen un nuevo Hogar de menores y cambian el nombre de Pablo VI por Hogares Teresa Toda.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 03/05/2017

 
Galerías Fotográficas