/
/
/
/
/
/
   
Trabajar por una vida digna para los chilenos

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, tras escuchar la cuenta pública de la Presidenta de la República, hizo un llamado a avanzar en mejorar las condiciones de vida de quienes más lo necesitan y a elevar el debate público con un diálogo respetuoso.
Jueves 01 de Junio del 2017
  
En el marco de la última cuenta pública realizada por la Presidenta Michelle Bachelet este 1 de junio, Mons. Santiago Silva destacó la importancia de un diálogo respetuoso, que eleve el debate público, “para avanzar buscando el bien común y de un modo particular mejorar las condiciones de vida de quienes más lo necesitan”.

Luego de concluido el discurso de la Presidenta Bachelet frente al Congreso pleno, Mons. Santiago Silva, obispo castrense y presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, destacó que “el Chile que construimos todos nos necesita a todos para volver a construir confianzas, en las personas, en las instituciones y sus líderes, especialmente en este año electoral. Tenemos que ser capaces de sentarnos a dialogar, elevando el debate público, para avanzar buscando el bien común y de un modo particular mejorar las condiciones de vida de quienes más lo necesitan.”

Por su parte, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, invitó a reflexionar y discernir sobre el camino que Chile esta recorriendo. “Me parece que hay desafíos muy importantes que hay que recoger, analizar, discernir, porque lo necesario frente a las propuestas es justamente discernir desde los principios fundamentales de una democracia. Desde los principios de un humanismo y de una concepción de la sociedad que de verdad respete a las personas, la sociedad y la vocación humana”.


Prioritaria preocupación por los migrantes y la Araucanía

La Presidenta también se refirió al envío de un proyecto de ley para modificar la actual legislación que rige a los migrantes. Con respecto a este tema, monseñor Silva valoró esta iniciativa e hizo un llamado a todos los chilenos: “No nos puede resultar indiferente su situación, sus anhelos y sus sueños. Nuestra sociedad se pone a prueba justamente en nuestra capacidad de acoger e integrar como hermanos a quienes están llegando a nuestro país, muchas veces desorientados y temerosos, sin los medios para salir adelante”.

El cardenal Ezzati también comentó sobre este particular: “Se trata de un problema humano y social, los dos principios fundamentales que nos mueve son la acogida y la integración. Acoger significa tener el corazón, la mente y los brazos abiertos. Integración supone ofrecer una dimensión legal que les de a los migrantes las condiciones objetivas para poder desarrollarse e integrarse en nuestro país”.

La situación en la Araucanía es un tema que preocupa a los Obispos, y así lo han dejado en claro en diversos documentos públicos. Ante la mención de la Mandataria sobre este tema, el presidente de la Conferencia Episcopal reiteró la necesidad de soluciones justas y pacíficas. “Justicia, reparación y paz en la Araucanía es lo que esperamos para las personas que habitan en esta zona del país, y que tanto han sufrido. No debemos permitir que las legítimas demandas de justicia por parte de sectores del pueblo mapuche, resulten invisibilizadas por el actuar de diversas facciones que, lejos de contribuir a la paz, han acrecentado las tensiones. Ojalá el Informe de la comisión que encabezó Mons. Vargas se traduzca en decisiones que ayuden en este propósito”.

El cardenal Ezzati por su parte, reconoció que lo que sucede en la Araucanía “es un tema que me interesa muchísimo y que he vivido muy de cerca cuando fui arzobispo de Concepción. En este camino valoramos el respeto de las identidades, el saber que todos estamos llamados a construir unidad y el bien de todos. Eso es fundamental para que exista reconocimiento e integración real de los pueblos originarios, especialmente del pueblo mapuche, a la vida y la historia de Chile”.

Matrimonio homosexual y despenalización de aborto

En relación a los anuncios realizados por la Jefa de Estado en torno al llamado “matrimonio igualitario” y la despenalización del aborto, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile afirmó que “estos temas son especialmente delicados. Merecen una amplia discusión, dónde podamos participar todos los actores de la sociedad que tengamos algo que decir, en vistas de nuestra preocupación por los derechos humanos, por la dignidad de las personas. Estos temas de la vida humana y la familia son especialmente delicados”. En el caso particular del matrimonio igualitario, el obispo expresó: "ratificamos nuestra mirada humanista y cristiana sobre el matrimonio, que debe ser entre un hombre y una mujer, para toda la vida".

En relación al mismo tema, el cardenal Ezzati manifestó que es de público conocimiento “cuáles son los principios de la Iglesia, y cuáles son nuestras convicciones, y esas convicciones las mantenemos más allá de cualquier tipo de proyecto porque no es lo mismo que algo sea legal y que sea éticamente bueno para el país”.


Fuente: Prensa CECh-Comunicaciones Valparaíso
Imágenes: Senado de la República


CECh, 01/06/2017

 
Galerías Fotográficas