/
/
/
/
/
/
   
8 parroquias de Concepción revivieron Jubileo Circulante de las 40 horas

Ocho parroquias del Decanato Concepción participaron en la celebración del Jubileo de las 40 horas de Adoración al Santísimo, una antigua tradición de la Iglesia, que retoma fuerza y espera ser implementada en los próximos años.
Lunes 19 de Junio del 2017
  
La liturgia se inició el viernes 16 de junio, a las 20 horas, en la parroquia san Agustín y continuó en las parroquias del Sagrario, Natividad de María, Convento san José, parroquia Ascensión del Señor, Parroquia Universitaria, La Merced y culminó el domingo 18 de junio, a las 12 horas, en la parroquia san Ramón.

El padre Yuliano Viveros, impulsor de la iniciativa, dijo que el origen del Jubileo nace como una forma de celebrar la Pascua del Señor. Una de las costumbres de los cristianos de los primeros siglos consistía en juntarse para ayunar, hacer penitencia, orar y cantar salmos durante cuarenta horas, en memoria del tiempo que el Salvador del mundo permaneció en el sepulcro. “De esta manera, durante este tiempo sagrado, estos cristianos, asociándose con profundidad a la muerte redentora del Señor, hacían más perfecta su participación en la celebración de su resurrección en la liturgia pascual”.

Agregó que esta forma de interpretar el tiempo de permanencia de Jesús en el sepulcro, tiene una significación propia en la Sagrada Escritura. El número cuarenta puede significar sin más un largo período de tiempo, como cuando se dice que Saúl reinó cuarenta años (Hch 13,21), David cuarenta (1Cro 29,27) y Salomón cuarenta (2 Cro 9,30). Pero en otras ocasiones "cuarenta" señala un tiempo largo de purificación o de abatimiento, previo a una gracia muy alta o una especial exaltación. Son cuarenta, por ejemplo, los días que dura la purificación enorme del Diluvio (Gén 7,12; 7,17), cuarenta años duró para el pueblo de Israel la travesía del desierto, antes de entrar en la Tierra prometida (Dt 8, 2; Núm 14, 33-34; Hch 13, 18) y cuarenta pasó Moisés en el Sinaí, en oración y ayuno, antes de recibir las Tablas de la Ley (Ex 24,18; 34,28). También Elías camina cuarenta días y noches con la fuerza del alimento misterioso que le da un ángel. Jesús permanece asimismo cuarenta días y noches a solas en el desierto, antes de iniciar su misión pública en medio de Israel (Mc 1,13). Cuarenta horas permanece muerto. Y una vez resucitado, antes de ascender al cielo, se aparece a sus discípulos durante cuarenta días (Hch 1,3).

Expresó que el Jubileo de la 40 Horas, desde sus orígenes, ha enseñado a los fieles a unirse a Cristo resucitado, presente en el Santísimo Sacramento del Altar, recordando el momento de su Pasión: su permanencia en el sepulcro muerto por tres días. Aclaró que se denomina “circular” porque va celebrándose en distintos templos que lo tienen concedido, cubriendo los 365 días del año.
La liturgia culminó con una procesión del santísimo, en la parroquia san Agustín, y en la catedral, con presencia de monseñor Fernando Chomali

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 19/06/2017

 
Galerías Fotográficas