/
/
/
/
/
/
   
“Es una visita que esperábamos y necesitábamos”

Tras conocer la noticia de la venida del Papa Francisco a Chile, el Obispo de Talca, Mons. Horacio Valenzuela Abarca, calificó este hecho como un enorme don de Dios.
Martes 20 de Junio del 2017
  
¿Cuáles son sus sentimientos al darse a conocer la visita del Papa en enero de 2018?
“Esto es una alegría muy grande porque es una visita que esperábamos y necesitábamos ya que el Papa viene principalmente como pastor, y el pastor lo que quiere hacer es reunir y conducir. Como país tenemos cosas muy lindas, pero estamos divididos por cuestiones religiosas, políticas, étnicas; entonces creo que es un regalo muy grande Dios pues ayuda a que el hogar -que es Chile- se oriente de otra manera”.

¿Qué podemos esperar de esta visita de Francisco?
“Hace 30 años que vino el Papa Juan Pablo II a Chile y ahora viene Francisco, y creo que los que más podemos esperar de él es la visita de un hombre de Dios, que viene a ayudarnos a sacar lo mejor que tenemos para que sin inventar demasiadas cosas distintas hagamos un camino como familia y país, que se une y tiene cosas comunes como la historia y la fe. Creo que también el Papa nos traerá algunas recomendaciones espirituales y sociales. Es bueno decir que el Papa conoce Chile, es latinoamericano, estuvo en Chile estudiando y quiere mucho a nuestro país, nos conoce desde dentro pues los problemas del continente son comunes”.

No estará en nuestra Diócesis, pero conocerá dos puntos importantes en regiones. ¿Qué nos dice esto?
“El Papa ha elegido por una parte visitar el mundo de La Araucanía, todo ese mundo que está en el origen de nuestra identidad y para también iluminar la situación que se vive ahí, buscando caminos de encuentro. A Santiago irá obviamente porque es la capital del país y la sede de los poderes del Estado. Y estará en el norte -Iquique- por dos realidades que al Papa le gustan mucho, que son la piedad popular, la religión de los más sencillos y pobres, y también porque hay otra realidad muy profunda y dura para nosotros que son los migrantes. El Papa siempre ha tenido preocupación por los que están en la periferia de la sociedad, los más necesitados”.

¿Cuál es su llamado a la comunidad diocesana para prepararnos a la visita del Pontífice?
“Las visitas se preparan para que tengan fruto. Si usted invita a alguien a su casa se prepara de acuerdo a quién lo visitará. Viene el Vicario de Cristo que es una visita de Dios para nosotros. Entonces debemos empobrecer el corazón para recibir lo que nos venga a dar, acoger al otro en todo los que nos trae. Y en el caso del Papa no trae ningún otro interés que seamos más felices, que vivamos más en paz y que tengamos más justicia. Recemos mucho al Señor para que toda la patria ojalá reciba esto como un enorme don de Dios”.

Fuente: Comunicaciones Talca


Talca, 20/06/2017

 
Galerías Fotográficas