/
/
/
/
/
/
   
La experiencia de la Iglesia en las clases de religión

El miércoles 14 de junio se realizó una nueva reunión del Consejo del Área de Educación, esta vez el tema a discutir fue uno que causa mucha inquietud: las clases de religión en el currículum de 3º y 4º medio.
Martes 20 de Junio del 2017
  
La reunión fue presidida por Mons. Carlos Pellegrin, obispo de Chillán y miembro del Consejo, en compañía de Rafael Silva, Director del esta área de la Conferencia Episcopal.

Presentes estuvieron en esta oportunidad Sergio Mico, el P. Eduardo Silva, rector de la Universidad Alberto Hurtado; el profesor de la misma casa de estudios, Samuel Yáñez, Rodrigo Durán, rector de la Universidad Católica del Maule; Alfonso Valenzuela, de la Vicaría para la Educación; el abogado de la FIDE Rodrigo Díaz; el rector de ENAC, Jorge Menéndez y se dio la bienvenida al nuevo Vicario para la Educación, P. Andrés Moro.

Para el P. Moro, haber recibido la misión de ser el nuevo vicario, significa “volver a los orígenes, según él mismo expresó: “Al principio de la década del 2000 me tocó colaborar con don Ricardo Ezzati cuando él era presidente del Área Educación, en las pastoral universitaria, así que es volver de nuevo a casa, volver a tomar de nuevo un camino tan bonito dentro de la Iglesia”.

- Las líneas de la vicaría, ¿hacia dónde apuntan?

Monseñor Ezzati ha sido muy claro en plantearnos que como Vicaría para la Educación, debemos mantener todo lo positivo y desafiante que fue haciendo el P. Tomás Scherz durante estos 8 años, como vicario universitario primero, y luego para la Educación, y que reforzáramos ahora una dinámica que tiene cierta tensión, pero que también en esa tensión se enriquece, que es mantener la calidad de los colegios católicos pero también con identidad marcada.
Calidad que no pasa solamente por un tema de rendimiento académico sino del desarrollo humano integral de las personas unido también a esa identidad profunda de ser hombres y mujeres que proponemos el camino de la fe como un camino hermoso y desafiante, a todos los miembros de una comunidad educativa, esperando que muchos descubran la suerte del Evangelio y la vocación cristiana en ella.

-¿Que importancia tienen en todo esto las clases de religión?

Hay que recordar que el decreto 924 tiene ya 34 años de existencia, y ha tenido distintas modificaciones y con todas las dificultades que puede tener su implementación y las críticas- muchas de ellas muy razonables- que puede tener, sigue siendo una oportunidad maravillosa de que nuestros niños y jóvenes en Chile, en todos los niveles educacionales y todos los institutos, tanto estatales, particulares o confesionales, puedan tener la oportunidad de tener una clase de religión que les permita también conocer y profundizar mucho más en el camino de la fe.


Tantos años de enseñar la fe

Monseñor Carlos Pellegrin, refiriéndose al tema específico que en esta oportunidad trató el Consejo, opinó que “está en el corazón de la Iglesia, y tiene relación con la enseñanza de nuestra fe, sobre todo en el contexto de la escuela y en el momento en que estamos viviendo tenemos que estar muy alerta para descubrir los mejores caminos, muy abiertos al diálogo y a lo nuevo, pero al mismo tiempo manteniendo firme la necesidad de resguardar el espacio que requiere la clase de religión.
Cuando hablamos en formar personas íntegras, y ese es el objetivo de todo proyecto educativo católico, la parte espiritual es fundamental, si eso se acepta para todo ser humano entonces, también a nivel nacional tenemos una palabra que va a ser un aporte. Siempre lo entendemos en el contexto del pluralismo que vivimos en Chile, por lo tanto no podemos pretender imponer lo nuestro pero sí, que nuestra contribución considere la experiencia que tiene la Iglesia en tantos años de enseñar la fe, y junto con aquellas denominaciones de Iglesia, incluso de fe diferente al cristiano, poder hacer un aporte al ministerio de Educación.
La esperanza es que el Consejo Nacional de Educación lo mantenga en su carpeta como lo importante, y que nosotros podamos seguir en los próximos meses reflexionando a partir de este tema.
Este Consejo toca todo tipo de temas, ahora ha sido la clase de religión y yo quisiera solo valorar el tiempo que destinan tantas personas que participan en este consejo , gratuitamente, con mucho cariño, y que lo hacen porque están en instituciones de educación católica.

-¿Esto quiere decir que la importancia está en tener el espacio en que los jóvenes y niños puedan conocer y después definir qué camino de fe recorrer?

Hay que distinguir: en un colegio católico obviamente queremos que se enseñe la fe católica, en las clases de religión, y por eso los papás pueden optar libremente por ese proyecto educativo. Cuando se trata de la escuela en general, nosotros tenemos un aporte, una oferta, una contribución que hacer en la formación de los futuros ciudadanos y desde ahí nosotros estamos dispuestos a colaborar con otros que también van a presentar sus puntos de vista y quisiéramos que no salga de currículum, porque lo más fácil sería convertirla en clases de educación cívica, algunos ocupan la hora para reforzamiento de otras asignaturas, eso es desvirtuar lo que significa la trascendencia de la formación donde la parte espiritual fundamental.

-¿Qué pasos vienen ahora?

Los pasos que está dando el ministerio de Educación: este viernes 16 presentan ellos su aporte al Consejo Nacional de Educación y nosotros tenemos todavía hasta el mes de noviembre para seguir delineando nuestras contribuciones y nuestros aportes. Esto no es algo que empiece hoy día, ya hace más de un año ha habido contactos con el ministerio, el obispo Héctor Vargas, presidente del área, y a nombre del área, ha presentado ya varios documentos que están siendo considerados en el ministerio. Lo que nos queda es seguir revisando cuáles son los criterios de nuestra contribución y teniendo algún tipo de aclaración sobre todo de la terminología que usamos, porque lo que para nosotros significa por ejemplo, la palabra trascendente, que apunta a Dios, tal vez para el ministerio no significa lo mismo. Esperamos llegar a buen fin.

Fuente: Comunicaciones CECh


CECh, 20/06/2017

 
Galerías Fotográficas