/
/
/
/
/
/
   
Iglesia Católica, precursora de la Reforma Agraria

Esta fue una de las premisas que se expresaron durante el seminario “Iglesia y Reforma Agraria, a 50 años de la ley”, que se efectuó en la mañana del jueves 22 de junio en el CFT San Agustín de Talca.
Jueves 22 de Junio del 2017
  
La actividad que fue organizada por la casa de estudios superiores, en conjunto con la Vicaría de Pastoral Social de la Diócesis de Talca y la Fundación Crate, convocando a gran cantidad de personas y agentes pastorales de parroquias, comunidades y pastorales.

El principal orador en la actividad fue Rafael Moreno, agrónomo y político chileno, que fue vicepresidente de la Corporación de Reforma Agraria. Su ponencia se tituló “El conflicto social y el impacto de la Reforma Agraria en la vida del mundo rural”.

Durante su intervención, Rafael Moreno hizo una contextualización de cómo era la realidad del mundo campesino antes de comenzar la reforma: “La escala social en Chile estaba determinada porque los que estaban en su cúspide eran los grandes terratenientes del país: presidentes de la república, senadores, diputados, alcaldes, regidores. Y esto se producía porque la propiedad de la tierra daba derechos más allá de lo que el sentido común indicaba. Las tierras se acumulaban por el poder económico y por el poder social. El sistema de inquilinaje que existía determinaba que el campesino que vivía en una tierra estaba sujeto en una forma determinante, y muchas veces de por vida, al sistema de propiedad y a los arbitrios que se producían”.

Se empieza a plantear la Reforma Agraria bajo tres objetivos: cambiar la realidad social y económica del campo chileno, restituir la dignidad a la gente del campo. El segundo principio era terminar con el latifundio improductivo en el que se acumulaban tierras para tener prestigio y poder. Y el tercero era aumentar la producción de alimentos para que Chile no tuviese que gastar divisas para alimentar a la población, manifestó Moreno.

Don Manuel Larraín y el surgimiento de la Reforma Agraria
“El año 1955 se produce la primera huelga de trabajadores de viñas cerca de Lontué, lo que fue apoyado por primera vez por un obispo, don Manuel Larraín (…) tiempo después me voy a un postgrado a EE.UU. y escribo mi tesis sobre un plan de reforma agraria para aplicar en Chile. Don Manuel se entera de esto y me pide prestada la tesis. A las pocas semanas me llama a una reunión en la que estaba el Cardenal Silva Henríquez y me dicen: queremos que haga lo que está escrito en la tesis. Y para empezar don Manuel Larraín entrega el fundo Los Silos de Pirque de propiedad del Obispado de Talca, y el Arzobispado de Santiago entrega cuatro haciendas. Ese fue el proyecto de don Manuel Larraín a mediados del 1960, que se concretó con la creación del INPROA, Instituto Nacional de Promoción Agraria”, aseveró Rafael Moreno.

Posteriormente se desarrolló un coloquio con protagonistas de la Reforma Agraria vinculados al ámbito eclesial: el padre Mario Molina, Agenor Salazar, Víctor Herrera y Romualdo Aburto. Ellos contaron su vivencia en este proceso y también dieron cuenta de la realidad actual del campesinado.

Luego se rindió homenaje a personas de la región por su participación activa en el proceso de Reforma Agraria: Víctor Vilos, padre Gilberto Rojas, Joaquín Ramos, María Hilda Ramos, Fernando Reyes, Agenor Salazar, Germán Mendoza y Gladys Gutiérrez. También hubo un reconocimiento póstumo para el diácono Rossiní Silva y a Alberto Vergara.

Este seminario “Iglesia y Reforma Agraria, a 50 años de la ley” culminó con la celebración de la Eucaristía con ocasión de los 51 años de pascua de don Manuel Larraín, la que fue presidida por monseñor Horacio Valenzuela Abarca, obispo de Talca.

Fuente: Comunicaciones Talca


Talca, 22/06/2017

 
Galerías Fotográficas