/
/
/
/
/
/
   
Dan inicio a Albergue de Invierno de Caritas Rancagua

En este programa se acoge desde las 5 de la tarde a las 9 de la mañana del día siguiente a quienes no tienen un techo y deben soportar las bajas temperaturas de la época invernal.
Viernes 23 de Junio del 2017
  
Con una ceremonia realizada este 22 de junio en dependencias del Albergue de Invierno de Rancagua, implementado por la Fundación Caritas y Acción Social de la Diócesis de Rancagua y financiado por el Ministerio de Desarrollo Social, se dio inicio formal a este programa que permite acoger durante 137 días a 40 personas (por día) en situación de calle para que pasen el período más duro del invierno. El acto, contó con la presencia del Obispo Diocesano, Monseñor Alejandro Goic; el presidente de la Fundación Caritas de la Diócesis, padre Bernabé Silva; la Seremi de Desarrollo Social, Claudia Díaz, entre otras autoridades regionales y participantes de la pastoral, además de beneficiarios del programa.

El año 2016 ya se había implementado este dispositivo en conjunto con el Gobierno, con muy buena evaluación. Es así como el 15 de junio de este año comenzó a funcionar nuevamente en el mismo lugar, calle Unión Americana 756 de Rancagua, donde se acoge desde las 5 de la tarde a las 9 de la mañana del día siguiente a quienes no tienen un techo y deben soportar las bajas temperaturas de la época invernal.
“Nuestro obispo siempre nos ha motivado en nuestro caminar y nos ha dicho que tenemos que tener la disposición de escuchar, acoger a y acompañar a todas estas personas que están sufriendo un drama que es el vivir en calle, señaló César Morales, secretario ejecutivo de la Fundación Caritas de la Diócesis de Rancagua.

La forma de hacer efectiva esta acogida es “respetando la dignidad humana de cada uno de ellos sin juzgar su condición, nuestra labor es acercarlos, acompañarlos, porque la vida de ellos es muy crítica y la problemática que los ha llevado a calles es bastante diversa, ya sean situaciones familiares u otras. Entonces, nuestra labor es estar con ellos cuando lo necesitan, porque lo que más requieren es compañía, escucha activa, que sepan que vamos a estar ahí”.
Son 14 personas las que trabajan en el albergue. Cuando un beneficiario llega -puede hacerlo desde las 17 horas- se les toman sus datos, se les propicia que se den un ducha, se les da la cena, y luego hay intervención del monitor, después pernoctan; y al día siguiente se les da desayuno para que ya a las 9 horas salgan nuevamente.

Ver el rostro de Cristo

Durante la ceremonia oficial de apertura, la Seremi de Desarrollo Social, Claudia Díaz, sostuvo que este proyecto “permite la acogida de 40 personas en situación de calle. Y nuestra principal preocupación y ocupación está directamente relacionada con que estás personas tengan dignidad y puedan resguardar su salud. Cuando hablamos de desigualdad, estas personas son altamente vulnerables, y por ello queremos evitar ante todo situaciones de hipotermia. Por eso que agradecemos en este momento a Caritas y Acción Social por ejecutar nuestras políticas sociales. Esto me tiene muy orgullosa. Y por ello hemos de interpelarnos continuamente por los desafíos a la justicia social, de manera de hacer un trabajo con amor y justicia”.

Por su parte, el padre Bernabé Silva, presidente de la Fundación Caritas reflexionó que “la inauguración del Albergue es un acto muy significativo, porque es ver en el rostro de estos hermanos que sufren en la calle el rostro de Cristo. Y nosotros que amamos al Señor debemos demostrar ese amor sirviéndoles de la mejor manera posible. Esta acción es permitida por el Ministerio de Desarrollo Social a los cuales agradecemos sus recursos y su confianza de para que podamos contribuir a la ejecución de estos programas, imprimiendo el sello de Cristo en este servicio”.

Para finalizar el acto se realizó la bendición del Albergue y de los moradores y coordinadores del mismo, oración que fue presidida por monseñor Alejandro Goic. En sus palabras, el Pastor recordó que “la vida de la Iglesia se entiende como un servicio, especialmente a los hermanos que sufren. Tener este Albergue es un signo de nuestro compromiso creyente y de justicia social con los hermanos más vulnerables de nuestras calles”. Luego tuvo lugar el corte de cinta y un compartir fraterno.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 23/06/2017

 
Galerías Fotográficas