/
/
/
/
/
/
   
“El lectorado es una acción misionera, pero para ser misioneros debemos ser discípulos”

El domingo 25 de junio a mediodía, la Iglesia de Melipilla se llenó de alegría por la vocación de dos seminaristas instituidos como ministros lectores para el Servicio de la Palabra y de la comunidad, acercándose más a las órdenes sagradas.
Martes 27 de Junio del 2017
  
Los seminaristas Geovanni Umaña y José Antonio Costabal recibieron este oficio, en compañía del obispo de Melipilla, monseñor Cristián Contreras Villarroel, del vicario general de la diócesis, Pbro. Víctor Fernández Véliz y de los formadores del Seminario Pontificio de Santiago, Pbro. Andrés Ferrada, Pbro. Luis Migone y Pbro. Francisco Ibáñez. En el rito de institución del ministerio, el Obispo invita a la comunidad a pedir a Dios Padre que bendiga a los seminaristas destinados al oficio del lector, para que cumplan fielmente el Ministerio que se les confía, proclamen a Jesucristo ante los hombres, y den así Gloria al Padre que está en los cielos.

A continuación se les entrega el libro de la Sagrada Escritura diciéndoles: “recibe el libro de la Sagrada Escritura y transmite fielmente la Palabra de Dios para que sea cada día más viva y eficaz en el corazón de los hombres".

En su homilía, monseñor Cristián Contreras Villaroel, dijo: “la Palabra, como lo dice la carta a los hebreos, es afilada como espada de dos filos que penetra todo el centro de la persona humana, todo nuestro ser, es dolorosa pero por otra parte cauteriza, y la Palabra que nos expone con nuestra verdad ante el misterio de Dios, se transforma en un bálsamo de sanación”.

Además mencionó, respecto de la fiesta de San Juan celebrada el sábado anterior, que “San Juan Bautista es un personaje atrayente, magnífico, siempre actual; es la voz, es el ministro de la palabra de Jesucristo, él vino a preparar los caminos del Señor, a aplanar lo que estaba con montículos, a rellenar lo que eran baches para que el Señor pasara por caminos expeditos y planos y pudiera perdonar. Creo que aquí tienen ustedes un ejemplo de lo que es ser ministro extraordinario de la Palabra. Y esta Palabra que trae paz, esta Palabra que da vida, que es eterna, es una Palabra que muestra el conflicto con el Cristo mundano”, enfatizó.

Fuente: Comunicaciones Melipilla


Melipilla, 27/06/2017

 
Galerías Fotográficas