/
/
/
/
/
/
   
Parroquia Nuestra Señora de la Esperanza de Copiapó recibe a su nuevo párroco

Padre Francisco Javier Medina es el nuevo pastor de esta comunidad. Lo ayudará en sus labores el P. Mario Vignola.
Sabado 15 de Julio del 2017
  
Con la misa presidida por el Obispo, Mons Celestino Aós, la comunidad de la parroquia Nuestra Señora de la Esperanza de Copiapó recibió a su nuevo párroco, el P. Francisco Javier Medina, quien además es el rector del Santuario Nuestra Señora de La Candelaria, y al vicario cooperador, P. Mario Vignola. Los decretos de nombramiento fueron leídos por el Vicario General, P. Rodrigo Herrera.

En la celebración, el Obispo entrega al nuevo párroco los evangelios, las llaves del Sagrario, el confesionario, la pila bautismal y los santos óleos. Además, ambos presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales.

Crecer en la fe

En la homilía, el Obispo mostró a la Virgen del Carmen como la mujer que ha vivido en la fe “desde el anuncio hasta el calvario”, y dijo que “el crecimiento en la fe sucede a través de los encuentros con el Señor en el transcurso de la vida”, en la que podemos experimentar “una historia de salvación personal; tenemos que recordar la propia historia y la de la comunidad, con triunfos y sombras, pero siempre en la misericordia de Dios”.

Dirigiéndose al P. Francisco Javier, le dijo que sus nuevas tareas “te van a exigir más fe en Dios y en tus feligreses, a los que deberás enseñar y de los que deberás aprender”, y destacó la colaboración del P. Mario. Puso a la comunidad bajo el amparo de María, y pidió a la asamblea “recen por mí, para que yo también crezca en la fe”.

María, madre y guía

Al final de la misa tomó la palabra el P. Francisco Javier, quien invitó a la comunidad a “ayudarnos mutuamente, con esperanza y fuerza en Jesucristo”, también recorrió parte de su camino sacerdotal marcado por la presencia de María del Carmen. “María es madre y guía; ella nos va a acompañar para que podamos seguir anunciando la Buena Nueva de Jesucristo”, concluyó.

Por su parte, el P. Mario expresó su cariño por la comunidad. “No me dejen solo- dijo-, vengan siempre a misa” y agregó: “quiero darles mucho ánimo y que la comunidad siga adelante”.

Cabe destacar que después de la misa hubo una rica convivencia preparada para acoger al nuevo párroco.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 15/07/2017

 
Galerías Fotográficas