/
/
/
/
/
/
   
Misión Franciscana: “Señor, haz de mí un instrumento de tu paz”

Desde el día 20 al 23 de julio, en la localidad de Pencahue, ubicada a 70 kms. de Curicó, cerca de 40 jóvenes misioneros franciscanos, acompañados por el padre Tullio Pastorelli y por el hermano Ramón Zas, se reunieron para ponerse al servicio de la comunidad, dando testimonio de su fe dentro de la comuna, animados por el lema “Señor, haz de mi un instrumento de tu paz”.
Jueves 27 de Julio del 2017
  
Desde el día 20 al 23 de julio, en la localidad de Pencahue, ubicada a 70 kms. de Curicó, cerca de 40 jóvenes misioneros franciscanos, acompañados por el padre Tullio Pastorelli y por el hermano Ramón Zas, se reunieron para ponerse al servicio de la comunidad, dando testimonio de su fe dentro de la comuna, animados por el lema “Señor, haz de mi un instrumento de tu paz”.

A las 8:00 de la mañana del día 20 de julio, los jóvenes se reunieron en la parroquia Jesús de Nazaret de Curicó, para partir hacia Pencahue y así dar inicio a la VI Misión Franciscana de Invierno, en la cual se realizaron diversas actividades, tales como, el misionar puerta a puerta, tardes infantiles con los niños de la comunidad, y la construcción de una casa para una familia del sector.

Dentro de estos cuatro días, los animadores de la parroquia Inmaculada Concepción se reunieron para planificar el segundo semestre, y dentro de ello la llegada del nuevo párroco para esta comunidad, el padre Cristian Avendaño Becerra, el cual tomará posesión de la parroquia este domingo 30 de julio, a las 16:30 horas, con una misa presidida por monseñor Horacio Valenzuela Abarca.

Katherine Baeza, una de las jóvenes que estuvieron presente en la misión, nos comenta que “esta misión fue una instancia en que cada uno de los jóvenes que estuvimos presentes, pudimos crecer en la fe que vivimos. El misionar me llena de una manera espiritual, ya que la felicidad que se entrega en la misión, no la entrega uno, sino que es una entrega en nombre de Cristo, a un prójimo que es el rostro de Cristo que nos necesita. Misionar no es solo una construir una casa o una tarde infantil con niños, sino que es también la oración, nuestro vinculo más directo y más grande con Dios”.

El domingo 23 se celebró la Misa con la comunidad presidida por el padre Tullio en la parroquia de Pencahue, en la cual dos de los misioneros dieron testimonio de lo vivido en estos días, y agradeciendo a la comunidad el cariño que se recibió, se despidieron de la comunidad y regresaron a sus hogares.

Fuente: Parroquia Jesús de Nazaret - Curicó


Pencahue, 27/07/2017

 
Galerías Fotográficas