/
/
/
/
/
/
   
Bolivia y Chile unidos por la Virgen de Copacabana

Más de cuatro mil fieles se congregaron en el centro de Santiago, para honrar a la patrona del pueblo boliviano, en una peregrinación marcada por los bailes y ritmos del folclore altiplánico.
Lunes 07 de Agosto del 2017
  
Desde 2003 los devotos bolivianos de la Virgen de Copacabana, desfilan por las calles de Santiago, para rendir honores a su Madre y celebrar el Día de la Independencia de su país. Vestidos con sus trajes típicos, más de cuatro mil personas mostraron parte de su cultura a través de la danza, dando cuenta de la diversidad e integración de los pueblos latinoamericanos que residen en Chile.

El Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, destacó este espacio de expresión de fe de los migrantes bolivianos y señaló: "La Virgen, la Madre de Jesús, es la Madre de todos, no hay confines ni culturas diferentes que nos dividan, sino expresiones de ser hijos de Dios en una familia que tiene hermanos diferentes y que nos expresamos también en formas culturales distintas".

El pastor de la Iglesia de Santiago agregó que "es importante acoger a los migrantes, pero no es suficiente, hay que integrar, lo que significa también crear leyes que favorezcan una auténtica integración, con derechos humanos, de aportar y recibir, y creo que eso es una tarea que todavía tenemos pendiente. Ojalá que pronto en Chile tengamos una legislación que nos integre y apoye esta diversidad que contribuye a la unidad".

Por su parte, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia, Ricardo Centella, quien por primera vez participa de esta celebración religiosa en Chile, comentó: "Virgen de Copacabana, históricamente, es signo de paz y unidad. Apareció para pacificar a dos comunidades que estaban en guerra, entonces cada vez que le rezamos, le pedimos paz y prosperidad. Por ello, este tipo de fiestas son signo de fraternidad, y más allá de las fronteras ideológicas, políticas, geográficas, es una oportunidad donde todos somos hermanos".

Devoción de los fieles

Fanny Hinojosa Yanarico fue la organizadora del pasacalle. Pisó tierra chilena hace 20 años y echó raíces en Santiago. Este año, junto a su familia, fue la elegida para preparar la peregrinación, reuniendo a 30 escuelas de baile. "Gracias a Dios, a la Virgen de Copacabana y a Chile, que nos ha abierto las puertas. Agradezco a todas las fraternidades que nos han acompañan, que son en su mayoría chilenas, lo que da cuenta de fe que nos une como pueblos", comentó.

Montserrat Chávez lleva tres años en Chile. Comenzó a bailar en los años 90´y ha recorrido varios países danzándole a la Virgen de Copacabana. "Agradezco todo lo que me ha dado Chile, la gente ha sido muy buena, amable y me he sentido acogida. Pertenezco a la fraternidad Fanáticos del Folclore, compuesta por bolivianos y chilenos, bailamos por devoción a nuestra patrona, todos juntos, como hermanos en la fe", expresó.

GALERÍA DE IMÁGENES

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 07/08/2017