/
/
/
/
/
/
   
La primera piedra del templo de Bajos de Mena

En medio de las nubes, el sol iluminaba tenuemente la mañana de este domingo 6 de agosto, la calle Vivaldi en el sector de Bajos de Mena, distante a unos pocos metros de la Autopista acceso Sur en Puente Alto. Allí medio centenar de personas se reunieron con alegría para celebrar un hito que esperan sea el inicio de una nueva manera de hacer comunidad en medio de la población. Era la colocación de la primera piedra del nuevo templo de la capilla Nuestra Señora del Carmen.
Martes 08 de Agosto del 2017
  
En medio de algunos fierros que ya prefiguran donde se ubicarán los muros de la nueva iglesia, los vecinos del sector, se reunieron para celebrar la eucaristía en el mismo lugar donde hace algunos años se reunían. Una edificación que fue levantada con sus propias manos, con mucho esfuerzo, pero que el terremoto de 2010 dejó muy deteriorada.

Quien presidió la misa fue el Padre Miguel Hoban, Vicario de la Zona del Maipo, quien representa la voz del Arzobispo de Santiago en Puente Alto y el Cajón del Maipo. "Estoy muy contento de acompañarles hoy. Estamos dando término a un largo proceso de varios años de insistencia y mucha perseverancia de los padres y los servidores de la palabra para lograr que se construya aquí un templo digno, bonito", señaló con entusiasmo.

Vinculando el momento, con la fiesta de la Transfiguración, el religioso expresó: "Para nosotros aquí en la Parroquia de San Pedro Nolasco, la comunidad de Nuestra Señora del Carmen, lo que estamos celebrando aquí, es una confirmación de diez años de trabajo de lo que el Señor quiere en este sector. Quiere que la Iglesia esté presente, también en un momento complicado. Sabemos que el Chile de hoy no es el mismo de hace una década. Desgraciadamente somos un país menos comunitario, mucho más individualista, donde cuesta crear comunidad. Esa va a ser una de las principales tareas de esta comunidad: lograr que esta capilla sea realmente un centro que convoca, que acoge, un lugar que ayuda a la gente de alguna manera a descubrir la presencia de Dios en su vida".

Entre los muchos vecinos que se encontraron en el lugar, se encontraba Julio Mondaca, quien participa activamente en la vecindad: "Es muy emocionante. Esto es una lucha de muchos años de tratar de tener nuestra Iglesia acá. Con los padres y hermanas de México que llegaron hace como diez años. Empezamos a reunirnos en una parte de una sede vecinal. Poco a poco fuimos construyendo capillas con la ayuda de la gente, nosotros mismos. Hay algo de pena, porque lo que construimos se hizo con mucho esfuerzo , ventas de comidas, donaciones y que eso ya no esté, tiene un valor sentimental. Sin duda la nueva construcción será muy bonita y será mucho mejor que lo que teníamos hasta ahora, pero nunca tenemos que olvidar nuestros inicios. Para nosotros, la comunidad, esto es una gran alegría. Le doy gracias a la Vicaría del Maipo por este proyecto, que la Iglesia se haya acordado de nosotros nos tiene muy contentos".

Junto con ese agradecimiento, Julio comentó sus anhelos y desafíos, respecto a la nueva capilla: "Este quiere ser un centro abierto para toda la comunidad, para quien quiera acercarse las puertas estarán abiertas. Pero también para salir a buscar a la gente, especialmente quienes se encuentran perdidos. Queremos invitar, salir a buscar especialmente a los jóvenes. Yo amo a mis hijos, a mis nietos y los jóvenes son lo más importante para nosotros. Esta construcción va a ser de mucho valor para ellos. Aquí hay mucha delincuencia, mucha drogadicción, por eso es muy importante para nosotros que esta capilla sea un centro abierto para poder tratar de sacarlos de ahí, integrarlos y puedan fortalecerse como personas con buenos valores".

Por su parte, Dino Bozzi, arquitecto responsable del proyecto, dijo: "Bajos de Mena es un lugar complicado. Lo sabemos todos y lo conversamos con la comunidad. Entonces un edificio como este, que tiene un significado religioso muy importante, también tiene una simbología republicana, de hacer lugar. Esta va a ser la plaza del pueblo, y la gente se entusiasma con eso. Quisimos dar espacio para salas, para que sirvan a la sede social, para que los vecinos se puedan organizar. Es un espacio de la ciudad. En las reuniones de planificación, había personas que no eran católicas pero que nos hicieron saber lo que ellos esperaban de esta iglesia, y eso lo tenemos en cuenta. Por eso la Municipalidad coloca el terreno, porque este edificio tendrá un rol cívico, o por lo menos eso es lo que esperamos que ocurra. La religión es religar, y eso es verdad".

Finalmente, el padre Alejandro de la Vega, párroco de San Pedro Nolasco y de la comunidad Nuestra Señora del Carmen, manifestó: "Esto es para el bien de la comunidad, no solamente la comunidad católica, sino de todo el entorno. Esta construcción tiene ese sentido de comunión con toda esta villa, y todas las poblaciones que están alrededor. Ojalá sirva para unirnos más y con mayor participación. El templo anterior era muy pequeño y este es más grande, así que ojalá siempre pueda estar lleno de mucha gente. La mayor esperanza es que la gente venga, se encuentre con Dios, y ojalá podamos ayudarlas en todo sentido. Sabemos que es un entorno difícil socialmente, encontramos muchas situaciones problemáticas a nivel de familias, y ojalá no solo nosotros sino todos trabajemos para que cada uno – desde lo que le toca- ayude a que este entorno cambie, sea más amable, donde las personas se vean como hermanos y no desde la violencia. Ese es el trabajo que vamos a hacer, y esperamos que esta capilla sirva para ese fin".

La obra que se estima será entregada dentro de un año aproximadamente, es parte de una serie capillas y colegios en sectores vulnerables que están siendo construidos con parte de la herencia del abogado constitucionalista Alejandro Silva Bascuñán. Los proyectos de arquitectura y cálculo para el templo de Bajos de Mena fueron donación de las empresas Tándem y BST, y Sergio Contreras y Asociados. El inmueble tendrá un costo aproximado de $ 414 millones, con una superficie de 470 m2 y capacidad para 250 personas. La construcción no solo contempla una capilla, oratorio, y velatorio, sino también salas y baños públicos, que estarán disponibles para el barrio.

GALERÍA DE IMÁGENES

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 08/08/2017