/
/
/
/
/
/
   
El Salvador peregrina hacia la “cuna del Profeta”

El Salvador ha sido testigo este 11 de agosto, de una manifestación masiva de fe, amor a la Iglesia y al beato Monseñor Romero. Más de mil personas, entre sacerdotes, obispos y fieles, han emprendido a pie el camino desde la tumba del beato Oscar Romero, en Catedral Metropolitana de San Salvador, hacia la ciudad natal de este, en Ciudad Barrios, a 157 kilómetros desde la capital.
Sabado 12 de Agosto del 2017
  

Encabeza la peregrinación denominada “Caminando hacia la cuna del Profeta” una imagen de tamaño natural de Monseñor Romero y el Cardenal Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador, quien calificó la actividad como un espectáculo impensable, maravilloso y esperanzador. “Creo que Romero nos inspira, nos indica el camino y nos lleva a Jesucristo que es el único Salvador del mundo. Sigamos caminando hacia la cuna del profeta”, explicó Su Eminencia.

Una hora antes de iniciar el recorrido, a las 5:30 a.m., se ofreció en la Cripta de Catedral una Misa de envío presidida por Mons. José Luis Escobar, Arzobispo de San Salvador. “Esta es la sangre de nuestros mártires que no pide venganza –dijo Monseñor durante su homilía–, sino que perdona como Cristo en la cruz, que se entrega por amor”. “Nuestros mártires (…) son la bendición más grande de este pueblo. Son mártires, debemos seguir sus huellas, continuar su obra y vivir su mismo espíritu”, finalizó.

Y es que la sociedad salvadoreña es conocida por tener un alto número de muertes a raíz de más de doce años de conflicto armado. Fue una guerra civil que posibilitó la inclusión de ideologías como la de centro e izquierda en la brecha política por llegar a gobernar el país. Pero aún, a 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, muchos sectores sociales siguen enfrentados y es una gran razón por la que la Iglesia católica propone la figura del Obispo Mártir, y esta peregrinación, como un signo de reflexión y principalmente de unidad en el país centroamericano.

Esta dicotomía queda en evidencia con el testimonio de un señor de avanzada edad que salió para observar la caminata y prefirió no identificarse. “Es una persona única en la historia salvadoreña, una persona que merece veneración. Si la Santa Madre Iglesia lo ha aceptado como beato, no queda más que respetarlo y celebrarlo”, sostuvo.

Distinta es la posición que ofrece Marina Segovia, quien demuestra entusiasmo al ser parte de la actividad. “No es una procesión común; si usted se fija hay mucho cariño, mucho amor para Monseñor Romero. Y es que lo merece, porque es un mártir”.

Conmemoración del centenario del natalicio del beato

Esta peregrinación es un signo histórico ofrecido como antesala a la conmemoración del primer centenario del natalicio del beato Monseñor Romero, que se celebrará el 15 de agosto de este año.

Para presidir la acción de gracias, Su Santidad el papa Francisco ha tenido a bien delegar como su Enviado Especial al Cardenal Ricardo Ezzati, SDB, quien se espera arribe al país el sábado 12, en horas de la tarde.

“La carta que el Papa me mandó en latín expresa los motivos por los cuales él ha creído oportuno pedirme este servicio”, expresó Su Eminencia a un día de emprender su viaje. “Romero es –continúa diciendo– (…) no solamente un mártir que trabajó por los pobres, sino un mártir de la esperanza”, al mismo tiempo que explica que cuando alguien se vincula y se compromete fuertemente con ella, le lleva también al martirio.

El beato Oscar Romero, a quien muchos llaman la “voz de los sin voz”, fue el cuarto Arzobispo de San Salvador; asesinado de un disparo en el pecho el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba Misa en la capilla del hospital para enfermos de cáncer “La Divina Providencia”, donde tenía un pequeño cuarto como residencia.

Por: Roger Herrera, corresponsal Iglesia de Santiago en El Salvador

GALERÍA DE IMÁGENES

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


San Salvador, 12/08/2017