/
/
/
/
/
/
   
“El diácono es el custodio del servicio en la Iglesia”

Palabras del Obispo de Copiapó en la celebración diocesana del Día del Diácono.
Domingo 13 de Agosto del 2017
  
Valorar el diaconado como vocación de la Iglesia es una de las tareas que enumeró el Obispo, Mons. Celestino Años, en la celebración diocesana del Día del Diácono, el pasado sábado 12 de agosto en el Santuario de Nuestra Señora de La Candelaria de Copiapó.

La eucaristía comenzó con el testimonio de uno de los primeros diáconos ordenados en la diócesis, Raúl Orellana, quien vive y trabaja pastoralmente en la parroquia Espíritu Santo de Diego de Almagro. Raúl agradeció esta vocación, haciendo memoria de los sacerdotes que lo invitaron a ser parte de este ministerio y a quienes lo han acompañado.

Acompañar en la pastoral del sufrimiento

En su homilía, el Obispo citó al Papa Francisco cuando habló del carisma propio del diácono, que es el servicio. “El diácono es- por así decirlo- el custodio del servicio en la Iglesia”, dijo el Obispo. Agregó que su labor era no sólo ayudar al sacerdote en el altar, sino estar presente en lo que llamó la “pastoral del sufrimiento”, en las situaciones de dolor de las personas; también los invitó a la formación permanente en su ministerio. Subrayó el acompañamiento y el testimonio en medio de las comunidades, y el don de la alegría, como servicio a las familias.

Esta celebración, en los 50 años del diaconado permanente en Chile, congregó a los diáconos de las parroquias de toda la diócesis, junto a sus familias. También fue ocasión para orar por los diáconos ya fallecidos, y por las esposas de estos ministros que ya partieron a la Casa del Padre.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 13/08/2017

 
Galerías Fotográficas