/
/
/
/
/
/
   
En el Mes de la Solidaridad:
Niños y jóvenes en situación de discapacidad participan de Eucaristía en templo Catedral

Por segundo año consecutivo, se vivió la celebración organizada por la joven Comisión Pastoral, que con esfuerzo y dedicación acrecienta su trabajo en la Arquidiócesis.
Sabado 26 de Agosto del 2017
  
Con gran alegría, entusiasmo y colorido se vivió a mediodía de este sábado 26 de agosto la Eucaristía con niños, niñas y jóvenes en situación de discapacidad, quienes además se preparan para recibir el sacramento de la Primera Eucaristía. La santa Misa se realizó en el templo Catedral y fue presidida por el sacerdote franciscano Fr. Isauro Covili, Vicario Foráneo de La Serena y Asesor de la Pastoral Social Arquidiocesana, en compañía del diácono permanente Alex Robles, celebración que estuvo enmarcada en las actividades programadas por el Mes de la Solidaridad.

En este sentido, el P. Isauro manifestó que “la Iglesia ha hecho un camino no sólo en torno al Mes de la Solidaridad, sino que a lo largo de varios años para avanzar en lo referido a la inclusión. En términos pastorales y de la catequesis, muchos niños que no eran atendidos por su realidad de discapacidad, desde hace un buen tiempo ha existido una preocupación para acompañarlos, de tal manera que se acerquen a los sacramentos, conozcan a Jesús y vivan desde su condición la pertenencia y realidad de nuestra Iglesia”.

Por su parte, Susana Hernández, coordinadora de la pastoral catequética para personas en situación de discapacidad, expresó que “nosotros nos reunimos con los niños y jóvenes todos los sábados durante cuatro meses en la capilla “Asunción de María”, que pertenece a la parroquia “Cristo Resucitado” de Tierras Blancas. Allí realizamos la catequesis de Primera Eucaristía y Confirmación, preparando no sólo al que recibirá el sacramento, sino que también a los papás y sus familias, con la finalidad de que conozcan a Jesús y su Palabra a través de cuentos, dinámicas, videos o canciones”.

Finalmente, Lorena Martínez, madre de Andrea, joven con síndrome de down y que se prepara para recibir su Primera Comunión, destacó que “para nosotros como familia es importante que la Iglesia considere a nuestros niños, abriéndose a la realidad de la inclusión. Ella llega muy feliz a la casa luego de participar en la catequesis, hablando de Jesús como un amigo en el que puede confiar”, concluyó.

Fuente: Comunicaciones La Serena


La Serena, 26/08/2017

 
Galerías Fotográficas