/
/
/
/
/
/
   
Masiva Caminata de la Solidaridad llamó a poner la mirada en los que más sufren

Con una masiva presencia de personas, entre quienes hubo jóvenes, adultos mayores, migrantes y personas en situación de calle, se realizó, pese a una intensa lluvia, en el trayecto, la Caminata de la Solidaridad, acción que se inserta en el programa del Mes de la Solidaridad, que promueve la Iglesia de Concepción.
Domingo 27 de Agosto del 2017
  
La jornada comenzó en Plaza Perú, para continuar por Diagonal Pedro Aguirre Cerda, Tucapel, Barros Arana, Aníbal Pinto, O’Higgins, Caupolicán, hasta alcanzar el frontis Iglesia Catedral.

La acogida estuvo animada por el lema ¡Cambia tu mirada: ama a tu hermano a quien ves! En este lugar, los participantes reciben el decálogo de la solidaridad y un voto, que posteriormente se depositará en una urna, como signo de participación ciudadana. El llamado apuntó a cambiar la mirada acerca de los migrantes, que enriquecen con su cultura; acerca de los Adultos Mayores, que con los años no pierden sus derechos y son depositarios de una rica experiencia de vida; acerca de las personas en situación de calle, que desde su humanidad quieren ser escuchados y exigen vivir con dignidad. Este año, además, la mirada está puesta en la elección de nuevas autoridades en el país. Se llamó a participar como votantes. A continuación, el padre Andrés Lira, entregó la motivación inicial.

En la caminata, la primera estación estuvo destinada a reflexionar en torno a la temática de los Adultos Mayores, a cargo de la Pastoral del Adulto Mayor, en que se recordó el mensaje del san Juan Pablo II. En este espacio, intervino el padre Claudio Alarcón, asesor diocesano de la Pastoral del Adulto Mayor, en tanto, jóvenes distribuyeron un volante con los derechos y el himno del adulto mayor.

La segunda estación, en plaza de Los Tribunales, abordó el tema de la participación ciudadana, donde los participantes recibieron un voto, en que se anotó un compromiso, que luego se depositó en urnas.

En la tercera estación, en Aníbal Pinto con Barros Arana, hubo banderas de distintos países, que se refirió a los migrantes, con el decálogo del migrante y una lectura del Evangelio. Luego, se avanzó a la cuarta estación, en el quiosco de la plaza de la Independencia, donde se recordó el daño a la tierra (Laudato Si, 2), espacio a cargo del Colegio del Sagrado Corazón. Y la quinta estación, en el atrio de la catedral, estuvo dedicada a las personas en situación de calle, con una breve liturgia y la actuación del coro In Crescendo: 100 voces para Cristo. Intervino, en este espacio, el padre Víctor Álvarez, vicario de Pastoral de Juventud.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 27/08/2017

 
Galerías Fotográficas