/
/
/
/
/
/
   
31 años de la creación de la Diócesis de San Marcos de Arica

Con sentimientos de alegría, la Iglesia Diocesana de San Marcos de Arica celebró la Eucaristía como acción de gracias a Dios por todo este tiempo en que se han puesto a caminar junto al Obispo Diocesano.
Miercoles 30 de Agosto del 2017
  
Un 29 de Agosto de 1986, la prelatura de Arica es erigida con la categoría de Diócesis mediante la Bula pontificia Qua Tenemur Graviter por el Papa Juan Pablo II, siendo su primer Obispo Mons. Ramón Salas Valdés sj. Hoy, treinta y un años después la Iglesia de San Marcos de Arica celebra la alegría de saberse bendecida por el Señor con todos estos años, recordando tantos hombres y mujeres que han dado su vida al servicio del Evangelio y cuidado de la Iglesia en tierras nortinas, de desierto, valles y costa; altiplano y fronteras.

En estos tiempos, con su Obispo a la cabeza, Mons. Moisés Atisha, se llevó a cabo una Eucaristía Diocesana para dar Gracias a Dios por tantos beneficios recibidos. Así lo expresó al inicio de su homilía: “nos reunimos en nuestra Iglesia Catedral para celebrar la Eucaristía, ésta será nuestra acción de gracias por los 31 años que tenemos como Iglesia Diocesana, sin olvidar los más de 450 años que en estos valles y costas se han anunciado el Evangelio”.

A ella acudieron los distintos agentes pastorales de las comunidades, colegios y movimientos presentes en Arica, como también los Sacerdotes y Diáconos junto a su Pastor. Una significativa presencia del pueblo de Dios que peregrina en Arica y que se sienten agradecidos por este tiempo de camino, Adultos y Jóvenes que construyen la vida Diocesana.

Exhortó el Obispo a sus fieles en “apoyarse en Dios y no en pequeños intereses, y como el Apóstol Pablo ser anunciadores del Evangelio llegando profundamente con quienes nos encontremos. Él no solo comunica la buena noticia, que es Jesús, sino que se da cuenta que llega a estar dispuesto hasta dar la propia vida, ofrenda de quien escucha, ser testigos del Evangelio en el mundo de hoy” y agrega: “tengamos el mismo deseo”. E hizo un fuerte llamado al cuidado de la vida “hemos buscado modos de cuidar la vida en los mayores y en aquellos que se encuentran enfermos y también en los que están por nacer y no han sido deseados. Ahora con más empeño estamos decidido a cuidar y acompañar de que se encuentra en decisión difícil de aquella vida frágil y que la ley civil ha abierto para ser con ellos Manos de Misericordia ”.

Culminó su homilía Mons. Moisés Atisha diciendo: “queremos como Iglesia Diocesana ser conscientes del valor de lo pequeño, poniendo la confianza en Jesús y seguir el ejemplo de San Marcos, nuestro santo patrono, alejar todo aquello que nos impida ser verdaderos discípulos misioneros. Ser generosos, agradecidos de la historia que hemos vivido para pedir al Señor que nos siga bendiciendo en esta hermosa tarea de servir y amar”.

En el contexto del Año Diocesano por la Familia, como signo de ofrenda se presentó una familia para hacer oración por ellas, para depositar en el Altar del sacrificio sus desafíos y esperanzas, pero por sobre todo presentar una familia como seno donde nace y se vive la fe que se comparte en comunidad. Con el Pan y Vino, se ofrendó al Señor los 31 años de vida Diocesana pidiéndole al Padre de eterna misericordia que siga caminado con su pueblo.

Como gesto de acción de gracias, el P. Daniel López, Vicario General de la Diócesis, agradeció al Señor por estos años que han caminado como Iglesia, por los pastores que han cuidado del rebaño y tantos hombres y mujeres que han aportado con lo suyo en la construcción de una Iglesia viva que camina al encuentro del padre en medio del Desierto nortino.

Dpto. Comunicación Obispado de Arica


Arica, 30/08/2017