/
/
/
/
/
/
   
Ordenación será el sábado 30 de septiembre en la Catedral:
De Chillán y Ninhue son los jóvenes que servirán como nuevos sacerdotes a la Diócesis

Un ambiente de alegría y de regocijo es el que se vive por estas semanas en la Diócesis de Chillán. El obispo Carlos Pellegrin fue quien confirmó la mañana de este viernes la buena noticia al anunciar la ordenación sacerdotal de dos nuevos miembros para la Iglesia local, la que se llevará a cabo el próximo sábado 30 de septiembre, a las 11.00 horas en la Catedral.
Viernes 08 de Septiembre del 2017
  
Se trata de los jóvenes diáconos en tránsito al sacerdocio, Pablo Sepúlveda Riquelme de 26 años, proveniente de la Parroquia El Buen Pastor de Chillán, y de Esteban Muñoz Orsi de 27, oriundo de la Parroquia “Nuestra Señora del Rosario” de Ninhue, ambos quienes terminaron su formación en el Seminario a fines del 2015.

“Me llena de alegría el anunciar estas ordenaciones, el recordar de las ordenaciones anteriores, el saber que tenemos otros cinco seminaristas en formación, que contamos con jornadas vocacionales donde participan más jóvenes, todo ello para mí es un signo claro de que el Señor está actuando en la Iglesia”, manifestó el obispo al referirse a las nuevas generaciones que van renovando el presbiterio. Añadió que “espero que el entusiasmo juvenil de estos dos futuros sacerdotes pueda despertar el interés por la vocación sacerdotal en otros jóvenes, que puedan descubrir que vale la pena ser sacerdote, que uno se realiza como persona, que uno puede llegar a ser plenamente feliz en el servicio ministerial como presbítero”, indicó.

Para Pablo Sepúlveda “este tiempo de preparación ha sido muy significativo para mi vida, pues en mi fragilidad humana he experimentado el inmenso amor de Dios, del cual brota una inmensa gratitud por el inmerecido llamado que Dios me hace a consagrar mi vida a Cristo y su Iglesia. De aquí que brota el lema que he escogido “Llevamos este tesoro en recipientes de barro” dado que ha mi corta edad y conociendo mis limitaciones, se me ha de confiar un inmenso tesoro”, confiesa Pablo Sepúlveda, quien actualmente sirve como Diácono en las parroquias San Ignacio de Loyola y Nuestra Señora de Guadalupe en Quiriquina.

Por su parte Esteban Muñoz, quien será ordenado bajo el lema “Para mí la vida es Cristo, y el morir, una ganancia”, comenta sentirse “muy feliz, lleno de emociones y sobre todo muy contento de recibir el llamado del Señor, que mi abuelo me inculcó y que a través de este tiempo de formación me ha ido acompañando”, sostiene el joven diácono de Ninhue, quien en la actualidad presta servicios pastorales en la Parroquia El Buen Pastor en Los Volcanes, como también en la Pastoral Vocacional y Familiar.

Cabe recordar que el último sacerdote ordenado en la Diócesis de Chillán, fue Darwin Mardonez de Portezuelo, el 6 de agosto del año pasado.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 08/09/2017

 
Galerías Fotográficas