/
/
/
/
/
/
   
Obispo Alejandro Goic: “los estilos avasalladores y excluyentes no ayudan a un buen clima social”

"La gente más sencilla debe ser escuchada con más atención", señaló durante su homilía el obispo de Rancagua.
Lunes 18 de Septiembre del 2017
  
A las 10.30 horas en punto de este 18 de septiembre comenzó el tradicional Te Deum que se realiza en la Catedral de Rancagua. A esta ceremonia acudieron autoridades regionales, encabezadas por el intendente regional Pablo Silva Amaya, y de las fuerzas militares y de orden, además del alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, parlamentarios y fieles católicos que coparon el templo madre de la Diócesis. Todos llegaron con el fin de orar por Chile y sus habitantes en el día de la Patria. Así se pusieron en presencia del Señor y alabaron al Dios de la vida, agradeciendo por la Patria, libre, grande y soberana que tenemos hoy.

El Te Deum fue presidido por Obispo Diocesano, Monseñor Alejandro Goic Karmelic, quien en su homilía destacó que más allá de ser una tradición republicana, la esencia de esta celebración se funda en la mirada agradecida al Padre común de todo un pueblo, de sus pastores, autoridades y representantes.

El obispo Goic hizo presente que nos encontramos en pleno proceso eleccionario, de hecho varios candidatos a distintos cargos se encontraban presentes en el celebración. Y señaló que hay que ver el contexto del país en que hay un “descrédito de la política y desconfianza hacia las instituciones. Hemos sido testigos de disputas verbales agresivas, de expresiones fanáticas y violentas, de descalificaciones y actitudes provocativas, en personas y grupos, lamentablemente también en personalidades e instituciones consagradas al servicio público de quienes la sociedad espera una mayor estatura cívica”, destacó.

En ese punto aseveró que “no le hace bien a Chile prescindir del ejercicio democrático de la búsqueda de grandes acuerdos. Los estilos avasalladores y excluyentes no ayudan a un buen clima social”.

Señaló que en la prisa por legistar muchas veces no se escucha a la gente más sencilla de nuestro pueblo.

Un llamado a la paz

Básandose en el Evangelio, el pastor diocesano hizo un llamado a la paz. Precisó que “son tantos los compatriotas que, desde diversas creencias y disciplinas, han aportado lo mejor de sí para la construcción de una Patria más justa y más fraterna, anhelando una convivencia fundada en el respeto por la dignidad de toda persona humana y trabajando en la construcción del bien común. Ellos soñaron un Chile próspero y en paz, sabiendo que promover y trabajar por la paz es una tarea permanente y no exenta de dificultades y costos”. Y reafirmó que “nuestra historia nos ha enseñado que la paz no se impone por la vía de la fuerza, sino que brota de la razón humana capaz de dialogar y alcanzar entendimiento. La paz se teje con generosidad de todos y descansa en la recíproca confianza. Es encomiable el empeño de líderes, de ayer y de hoy, que han sabido proponer razones, a partir de convicciones, sin dejarse provocar por la violencia, y siempre con disposición a ceder en aras del bien común. La humildad es siempre presupuesto de la paz”.

Visita del Papa

En la oportunidad, el Pastor recordó el lema “Mi paz les doy” (Jn 14,27), con que la Iglesia ha querido marcar la próxima visita a Chile del Papa Francisco, señalando que es “un regalo que confiamos sea fuente de unidad y esperanza para todo nuestro pueblo. En la visita que los obispos realizamos en febrero de este año, el Santo Padre ha expresado su gran cercanía hacia Chile, país que conoce y quiere, como también su interés por encontrarse con su gente, con las familias y comunidades”.

Finalmente, luego de las ofrendas, el coro de profesores de Rancagua entonó el canto del Te Deum.

Posteriormente, los participantes de esta ceremonia se trasladaron a la Plaza de Los Heroes para participar en el desfile cívico militar.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 18/09/2017

 
Galerías Fotográficas