/
/
/
/
/
/
   
En un ambiente solemne se desarrolló el Te Deum Ecuménico 2017 en la Catedral de Punta Arenas.
Te Deum 2017: “Cristo, nuestra paz”

La ceremonia fue presidida por Monseñor Bernardo Bastres Florence, obispo de Punta Arenas junto al pastor de la Iglesia Metodista de Punta Arenas Rony Pulgar Hughes y el pastor Eliseo Merino.
Lunes 18 de Septiembre del 2017
  
El Te Deum contó con la presencia de las máximas autoridades regionales encabezadas por el intendente de la Región de Magallanes y Antártica Chilena Jorge Flies.

Este año la animación del canto litúrgico estuvo a cargo del coral Cantores de España de la Sociedad Española de Punta Arenas, dirigido por el Sr. Gonzalo Fernandez Muñoz.

Monseñor Bernardo Bastres en su homilía dirigio el mensaje en torno a la paz, titulando su homilía “Cristo,nuestra paz” señalando lo siguiente: “Nuestra “Acción de Gracias” se remonta a los albores de nuestra tradición republicana, cuando el año 1811, por solicitud de Don José Miguel Carrera, la autoridad eclesiástica comenzó a celebrar el Te Deum para conmemorar el aniversario de la Junta Nacional de Gobierno, con la entonación del Himno “A ti, Oh Dios, te alabamos”, al finalizar la Eucaristía.

Desde entonces y hasta el día de hoy, año tras año, la Iglesia ha invitado al pueblo fiel y a sus autoridades a orar por Chile y su destino. Ni en los momentos más difíciles y complejos de nuestra historia se ha interrumpido esta tradición, que expresa y refleja “el alma de Chile”, y en la que se unen el amor a Dios y a la Patria”.

1.- “Mi paz les doy”.

“Mi paz les doy”. Esta cita del evangelio de Juan constituye el lema con que la Iglesia ha querido marcar la próxima visita a Chile del Papa Francisco, un regalo que confiamos sea fuente de unidad y esperanza para todo nuestro pueblo. En la visita que los obispos de Chile hicimos al Papa Francisco a comienzos de este año, él nos ha expresado su gran cercanía hacia este país que conoce y quiere, como también su interés por encontrarse con su gente, con las familias y comunidades. Con gran esperanza, deseamos que este acontecimiento sea un fuerte impulso al reencuentro de esta familia común que somos, a la recuperación de las confianzas y a una mejor convivencia.

2.- Nuestra tarea es ser constructores de la paz

Nuestra invitación es a preguntarnos sobre las reformas y normas que mayoritariamente espera la ciudadanía en los próximos años. Para ello, es bueno hacérsenos algunas preguntas:

• ¿No deberíamos privilegiar en la agenda pública a los más débiles y desamparados?
• ¿No debieran tener mayor relevancia las mujeres agredidas, los niños y jóvenes vulnerados, los inmigrantes maltratados, las familias quebradas por estilos inhumanos de trabajo?
• ¿Cómo seguir fomentando nuestro esfuerzo y trabajo para acabar con las desigualdades sociales y derrotar definitivamente la extrema pobreza?
• ¿Estamos entregando una atención digna en nuestra salud pública? ¿Cuándo acabaremos con el lucro exagerado que se da en la atención de la salud privada?
• ¿Estamos escuchando a aquellos que demandan persistentemente justas pensiones y atención digna para nuestros adultos mayores?
• Nos preocupa el aumento de la violencia y la delincuencia en nuestra región? ¿Qué estamos haciendo para evitar y proteger a nuestros hijos de las redes del narcotráfico, que poco a poco se van instalando en nuestros barrios y ciudad?
• ¿Es preocupante la salud mental y el envejecimiento de nuestra población, temas que no parecen relevantes a la hora de lanzar propuestas y ordenar prioridades?

3.- La paz se funda en la persona humana y su dignidad, que se encuentran en el centro de la vida social.

La paz, se funda en la autenticidad del corazón y la coherencia de vida. Necesitamos líderes que reconozcan sus limitaciones, que acojan la crítica, que no se nieguen a valorar lo bueno en los adversarios y distintos. Necesitamos líderes con coherencia ética y siempre dispuesta a dar lo mayor de sí. En la política, en la empresa y el trabajo, en las agrupaciones de diversas creencias religiosas, en las instancias educativas y las organizaciones ciudadanas. No podemos resignarnos a que la capacidad de maniobra en las redes de poder sea la condición que determine los liderazgos en nuestra sociedad.

4.- Promover la paz, trabajar por la paz

Pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen del Carmen, Madre de Chile, que este tiempo electoral que se avecina y la preparación de la visita del Papa Francisco a nuestro país, sean una oportunidad de caminar hacia el reencuentro. El país requiere de todos nosotros pasos decididos, acuerdos básicos, amistad cívica y protección de los más débiles. Vale la pena el esfuerzo, por el bien de Chile. Nos anima la certeza del salmista: “El amor y la Verdad se encontrarán, la Justicia y la Paz se abrazarán” (Salmo 84), concluyó.

- Texto completo de la homilía

Fuente: Comunicaciones Punta Arenas


Punta Arenas, 18/09/2017

 

Documentos
- Homilía en el Te Deum de Fiestas Patrias 2017
Galerías Fotográficas