/
/
/
/
/
/
   
Acompañamiento y discernimiento en las vocaciones específicas

A la luz del proceso Sinodal sobre “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, la Comisión Nacional de Pastoral Vocacional realizó su 22° Encuentro Nacional de Pastoral Vocacional.
Jueves 28 de Septiembre del 2017
  
Este Encuentro Nacional se realizó entre el 25 y al 28 de septiembre, en el Centro de Espiritualidad Loyola, ubicado en Padre Hurtado. En esta ocasión los participantes reflexionaron y profundizaron en la vida de los jóvenes, su proceso identitario, configuración y desarrollo de sus etapas vitales y experiencia religiosas. Esto sumándose a la propuesta del proceso sinodal en Chile, en este tiempo de escucha y reflexión sobre la juventud, para fortalecer la misión y el acompañamiento a los jóvenes.

Los temas compartidos y discutidos en esta 22º versión fueron “Aportes de Chile al instrumento de consulta del sínodo” con la Hna. Carolina Madariaga; “Jóvenes, Vocaciones y Acompañamiento” P. Manuel Martínez; “ La vida de los jóvenes y sus respuestas vocacionales” Sr. Rodolfo Núñez y “Conversemos sobre la Pastoral Vocacional y La Pastoral Vocacional un desafío para la Iglesia”, a cargo de la Comisión Nacional.

Vocaciones

El Arzobispo de Antofagasta y presidente de la Comisión Nacional, Monseñor Ignacio Ducasse, explicó que la diferencia fundamental entre esta jornada y las de los años anteriores, estuvo en la parte metodológica: “el año pasado fue más bien a base de talleres en los que los participantes iban rotando para que todos tuvieran la misma cantidad y los mismos contenidos, en cambio este año la Jornada está centrada en intercambio de experiencias.
Por eso, incluso la ambientación del lugar es en base a mesas. Los que están sentados en la misma mesa hacen el intercambio de preguntas con una persona que va guiando, se hace una motivación previa, y se comparten esas preguntas en base a la experiencia que cada participante tenga respecto a ese tema" añadió el Arzobispo.

La temática se centró en la vocación específica, fundamentalmente desde el punto de vista del acompañamiento a las vocaciones a la vida sacerdotal y la vida consagrada, y al discernimiento de ellas. También se presentaron las orientaciones pastorales para las vocaciones, que precisamente es la clave del acompañamiento y discernimiento, “que – comentó Mons. Ducasse- son los dos centros que tiene el documento, y en base a eso se va a ir desglosando a través de toda la jornada”.

El Arzobispo hizo hincapié en que gran parte de los participantes habían estado en los años anteriores, lo que es un buen signo de que las jornadas pasadas les han servido, y que están con mucha esperanza de poder seguir avanzando “especialmente recibir instrumento o criterios para el trabajo que están realizando desde sus congregaciones o desde sus diócesis” dijo.

Agregó finalmente que “para los próximos años esperamos tener más vocaciones, pero sobre todo que estas personas -que son los encargados oficiales de las diócesis o de las comunidades religiosas- puedan estar más capacitados para preparar mejor a las personas que ingresarían eventualmente a las casa de formación.

Gracias

En la oportunidad se despidió al P. Manuel Martínez, quien fuera por tres años miembros de la Comisión Nacional y un año y medio director de la misma. El P. Martínez cumplirá labores de formador en el Seminario Pontificio a solicitud del Arzobispo de Santiago.

El P. Manuel contó que “estaba disfrutando este servicio que se me había pedido, al principio con algunos temores porque siempre hay ciertos parámetros a los que uno quiere responder pero con el tiempo desaparecen”.

“Rescato dos cosas: Primero el trabajo en equipo, creo que logramos formar un equipo muy bueno, muy fraterno y eso también es un gozo para mí. Y por otro lado es crear cosas nuevas, atrevernos a hacer cosas diferentes en bien de nuestra propia Iglesia. Creo que nosotros podemos modificar las estructuras caducas, sin eliminar algunas cosas podemos crear otras nuevas. Esos dos puntos, van potenciando también mi trabajo ministerial” agregó el presbítero.

“Para mi fue una experiencia súper grata, lo echo mucho de menos porque el área vocacional a mí me fascina, y me duele haberla dejado, pero por otro lado contento porque estoy respondiendo a lo que me está pidiendo mi obispo. Sigo -quizás no directamente- vinculado a ellos, pero en lo que pueda ayudar sin duda lo voy a hacer, por eso estoy aquí hoy compartiendo mi historia y mi vivencia personal” señaló el P. Martínez.

Fuente: Área de Comunicaciones, Área Agentes CECh


CECh, 28/09/2017

 
Galerías Fotográficas