/
/
/
/
/
/
   
Esteban Muñoz Orsi, joven de Ninhue, es ordenado nuevo sacerdote para la Diócesis de Chillán

A pesar de las malas condiciones climáticas de las últimas horas, ello no fue impedimento para que un sinnúmero de muestras de cariño en un ambiente cargado de emotividad, se vivieran este fin de semana en la Catedral, luego que durante la mañana del sábado, la Iglesia local celebrara la ordenación sacerdotal de un nuevo miembro, que a contar de ahora servirá a la Diócesis de Chillán.
Lunes 02 de Octubre del 2017
  
Se trata de Esteban Muñoz Orsi de 27 años, oriundo de la Parroquia “Nuestra Señora del Rosario” de Ninhue, quien ante la presencia de cientos de fieles y comunidades que acudieron desde distintos puntos de la Región de Ñuble para repletar el templo madre, y de manera especial junto a la compañía de su familia, recibió la imposición de manos del obispo Carlos Pellegrin que lo ordenó como nuevo sacerdote, signo que también replicó todo el presbiterio allí presente.

“Es una tremenda alegría el sentirme llamado por el Señor, y tal vez, no concluir, sino ahora empezar una nueva etapa y desafío caminando junto a Él”, fueron las primeras palabras del nuevo sacerdote, quien invitó a los jóvenes como él a responder al mismo llamado, agregando que “generalmente en los lugares más recónditos y más humildes, nacen las vocaciones, así que más que contento porque llevamos ya dos ordenaciones del Decanato Costa”, indicó el joven presbítero al referirse a la última ordenación en la Diócesis del Pbro. Darwin Mardonez de Portezuelo en agosto del año pasado.

Por su parte, el obispo Carlos Pellegrin indicó que “es un paso importante que no sólo significa identidad, sino que también responsabilidad el integrarse al presbiterio para contribuir con sus dones y talentos que muy bien conocemos y son muchos, para seguir manteniendo el espíritu de unidad, de fraternidad y cercanía que debemos cultivar a diario los sacerdotes”, comentó con satisfacción el pastor diocesano, alegrándose por la Iglesia que “siempre siente la necesidad de tener más sacerdotes y recibir a uno joven, es una gran bendición”, subrayó.

Un largo camino de la ciudad al campo

Nacido el 18 de marzo de 1990, Esteban Eduardo Muñoz Orsi, es originario de Santiago, de la comuna de Ñuñoa. Su familia la conforman su madre Marianela; su padre, Bernardo; y sus hermanas Francisca y Alexandra. Sin embargo, la vocación a la vida sacerdotal surge gracias a sus abuelos maternos, a quienes define como de misa dominical. “Un día de curiosidad participé en misa con mi abuelo y al final de la misa le dije que quería ser cura. La parroquia en donde participaba se llama Santa Catalina de Siena y los sacerdotes que estaban en ese entonces eran el padre Enrique Contreras y el padre Fernando Retamal. Ellos me guiaron hasta que por motivos de trabajo de mi papá nos tuvimos que mudar: primero a Punta Arenas por tres años, para luego volver a Santiago y más tarde a Ninhue. Fue un cambio grande, de la ciudad al campo”, comenta al recordar su etapa de niño y adolescente, previo a su ingreso al Seminario en 2009 y donde concluyó sus estudios en diciembre de 2015.

Ahora y bajo su lema “Para mí la vida es Cristo, y el morir, una ganancia” (Flp 1.21), el padre Esteban pasa a ser el sacerdote más joven de la Diócesis, con tan sólo 27 años. Su primera misa la celebró este domingo en la parroquia El Buen Pastor, mientras que la próxima, será el domingo 8 en Ninhue, a las 11.00 horas.

Fuente: Comunicaciones Chillán


Chillán, 02/10/2017

 
Galerías Fotográficas