/
/
/
/
/
/
   
La realidad del transgenerismo: acompañamiento, misericordia y diálogo

El martes 3 de octubre, directores y docentes de colegios católicos se reunieron en Villarrica para participar de una charla dedicada a la ideología de género y cómo su incipiente imposición está llegando a los establecimientos educacionales en nuestro país.
Miercoles 04 de Octubre del 2017
  
A la par de esta contingente temática, la exposición también abordó uno de los tópicos más relevantes para los participantes: el análisis de casos concretos, resolviendo sus consultas y la debida orientación para enfrentar la realidad de los niños transgenero al interior de los colegios.

La charla fue dictada por Juan Pablo Rojas, psicólogo clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile y doctor en Humanidades en la Universidad Abat Oliva de España, quien expuso a los presentes un análisis completo desde la base de las diferencias biológicas y psicológicas del hombre y la mujer, la identidad y las herramientas para enfrentar los casos de transgenerismo.

El profesional se refirió a las consideraciones prácticas, al acompañamiento a la familia y la actitud de espera que se recomienda para entender los distintos procesos que viven los niños y niñas.

Juan Pablo ¿Qué temáticas vas a transmitir en esta charla, específicamente en el tema ideología de género?

“Considerando en el contexto en que nos encontramos, hablando cada día de la identidad de género, transgenerismo y niños trans. Es muy importante entender de donde vienen estas ideas. Y en ese contexto en esta charla -que es de sexualidad- la idea es comenzar con una revisión de una sexualidad sana, con las diferencias científicas y psicológicas que tienen hombres y mujeres, la identidad. También analizar la ideología de género como corriente cultural, de donde viene, cuales han sido sus principales postulados y cómo se va oponiendo a esta sexualidad más integral”.

En una comunidad escolar católica ¿cómo se enfrenta que un alumno no sienta identificación con su sexo?

“Dos premisas. Son personas que están pasado por un sufrimiento muy grande, ellos y sus familias. De seguro ya han pasado por muchos años de terapia psicológica, la han pasado pésimo. Y son familias que se han sentido muchas veces desbordadas y muy afectadas.
Como comunidad escolar y católica lo primero es acompañarlos, ser misericordiosos y dialogantes, prestando ayuda y orientaciones para que la familia también sepa qué hacer.

En segundo lugar, proponer a la familia un acompañamiento que más que en insistir en que el niño haga el tránsito hacia el otro sexo que más bien consista en un acompañamiento de espera. Teniendo primero el conocimiento se puede reaccionar de manera más pensada y ayudar de mejor manera al niño y a su familia”.

¿Qué recomendación se puede brindar a los padres cuando sus hijos manifiestan esta tendencia?

“Según los estudios clínicos actuales en un 85% de los casos esto puede revertirse en la adolescencia. Por lo tanto, tomar una decisión apresurada cuando el niño no tiene la maduración ni cerebral ni psicológica para saber bien quién es y qué quiere hacer con su vida no es lo recomendado. Nosotros encontramos que lo más prudente es aguardar hasta que la persona pueda tomar una decisión y mayor identificación con su propio sexo.

Hay que tener cuidado con dos cosas. Primero forzar al niño a que cumpla con las expectativas sociales, porque eso lo va empujando más a la sensación de perturbación que está sintiendo y la otra que es permitir y dar rienda suelta a todo lo que el niño quiere.

A veces hay que acompañar sin consentir todo lo que uno quiere. Habrá que hacer una que otra concesión momentánea, pero en el fondo no se puede caer en conceder todo lo que al niño le brota, del mismo modo que ningún profesor le concede todo lo que a los niños les da la gana. También evitar la imposición porque estamos empujándolo y evitando a que siga sin identificarse con su sexo”.

¿Qué deberán hacer los directores y docentes para continuar con la preparación para enfrentar esta realidad en sus comunidades educativas?

“Yo aconsejaría que hagan lo que se está haciendo ahora que es formarse, estudiar el tema y mantener la calma. Tratar de acompañar, buscar y pedir ayuda a quienes sepan más porque este tema es tan reciente que no hay una única y clara receta para todos los casos. Hay que aplicar mucha prudencia y misericordia”.

Juan Pablo Rojas es psicólogo de la PUC. Doctor de Humanidades en la Universitat Abate Oliba y académico en la Universidad de Los Andes y Universidad Finis Terrae.

Fuente: Comunicaciones Villarrica


Villarrica, 04/10/2017

 
Galerías Fotográficas