/
/
/
/
/
/
   
Sacerdotes zona Norte comparten junto a cardenal Ricardo Ezzati

Hasta la localidad de Auco en Los Andes, llegaron cerca de 40 sacerdotes de la vicaría zona Norte para compartir momentos de reflexión y compartir experiencias que viven en cada una de sus de las parroquias.
Miercoles 18 de Octubre del 2017
  
“Este encuentro de sacerdotes se realiza todos los años. Es una oportunidad para compartir, de conocernos más y también de ver la preocupación por la persona del sacerdote y por eso que la reflexión, más que planificar, es ver cómo estamos nosotros para apoyarnos más en el ministerio. Surgen todos los temas de la zona, de la vida pastoral, de la vida cotidiana. La presencia del cardenal es muy valiosa, porque él es un signo de comunión para la Arquidiócesis, entonces es una gran oportunidad estar con él y hablar de temas como la droga, de los migrantes, el desafío de los jóvenes y muy desde la perspectiva del ministerio de cada uno”.

Así se resume el padre Rafael Hernández, vicario de la zona Norte, la jornada de tres días que los presbíteros han vivido en el sector de Auco en Los Andes.
Hasta allí, llegaron la mañana del lunes 16 de octubre, para en una primera instancia, reflexionar sobre el autocuidado, no solo de la persona, sino de la espiritualidad sacerdotal, para dar paso a un trabajo en grupos, todo a cargo del padre Francisco Ibañez, del Seminario Pontificio.

Ya el día martes, tuvieron la presencia del Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, espacio que permitió poner de relieve temas muy importantes para los sacerdotes como la experiencia parroquial que viven a diario, el trabajo de las capillas de Adoración, los desafíos en temas de migrantes, jóvenes, adultos mayores, el acompañamiento en el sacramento de la Confesión, la misión en sectores complejos y con los enfermos, entre otros temas.

Además, el pastor de la Iglesia, celebró una eucaristía, donde junto con recordar la Solemnidad de San Ignacio de Antioquía, puso de relieve la dimensión motivacional de la vida del sacerdote, la importancia del x Sínodo de Santiago y los desafíos de vivir el gozo del ministerio sacerdotal.

En ese sentido, el cardenal Ricardo Ezzati, analizó: “Fue muy bonito que ellos comenzaran a manifestar cuales son las experiencias positivas que están viviendo en cada una de su parroquias y en la zona, y mirando la zona en su conjunto, yo he mirado también elementos que me han parecido muy importantes y q están también presentes en el tejido de la labor pastoral por elementos sociológicos. Sin duda alguna, el tema de los migrantes es algo circunstancial, pero que es muy importante. Ver el tema del crecimiento de las zonas en cuanto a población, a desarrollo urbanístico, también es importante para nosotros y se transforman en contextos que nos piden vivir con mayor profundidad en nuestra motivación vocacional”.

Respecto del X Sínodo de Santiago, agregó a los asistentes que “nosotros somos sacerdotes porque recibimos el llamado de Dios y enviados por Jesús, por la misión que el Padre le asignó al Hijo y que Él le ha transmitido. En este tiempo estamos leyendo como lectura bíblica la carta a los Romanos, y Pablo comienza su carta diciendo Pablo, siervo de Cristo llamado para anunciar el Evangelio y elegido para esta misión. Esa es la vocación cristina y de un apóstol, de un ministro y esa es la motivación, las demás cosas pueden ser ayuda o pueden ser obstáculo. Pero lo podemos todo en Aquel que es nuestra vida, la vida que es Cristo y eso es fundamental en la vida del sacerdote. Es importante que renovemos la motivación más profunda de nuestra vocación y esto también es cierto para los demás cristianos, los que viven la vida matrimonial, también están llamados a renovar la motivación con la que han decidido seguir a Jesús”.

Por último, reflexionó que “una de las tareas importantes en este tiempo para nosotros es poder participar activamente en esta tarea que la Iglesia de Santiago nos pide, es decir, prestar nuestra atención en los jóvenes, en su educación de la fe y en su discernimiento vocacional, y en eso, queremos estar muy comprometidos todos y de manera muy particular los sacerdotes”.

Tras ello, el grupo tuvo un tiempo de descanso en la Termas del Colorado, para cerrar el miércoles, con trabajos pastorales de la zona, lugar donde cada sacerdote se reunió por decanatos para planificar y discernir.

“Valoro como se fortalece la unidad. Es una instancia de conversación y de fortalecer los lazos, establecer estrategias de ayuda mutua, así que es una bonita instancia, es una bonita manera de cultivar la fraternidad entre los sacerdotes y aprovechar de abordar y conversar algunos temas”, dijo Jaime Huerta, secretario de la vicaría zona Norte.

El padre Ignacio Gramsh, en tanto, que acaba de cumplir 25 años de sacerdocio, extendió la alegría por la jornada: “Me ha parecido excelente. Es tan importante que los sacerdotes nos juntemos entre nosotros, que nos acompañemos, recemos juntos, y también miremos nuestra iglesia y ver los desafíos que tenemos en nuestras parroquias y comunidades. Que esté con nosotros nuestro arzobispo también es muy bonito, que nos escuche, porque la vida de la iglesia se da en la base, en las parroquias, en las capillas, en los colegios, en la catequesis familiar. Muy contento por la actividad”.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 18/10/2017

 
Galerías Fotográficas