/
/
/
/
/
/
   
Sacerdotes valoran jornada de formación en Concepción

Como una instancia muy positiva, sacerdotes que conforman el clero de la Iglesia de Concepción, valoraron la jornada de formación “El presbítero, pastor en búsqueda de Dios”, organizada por la Pastoral del Clero, que coordina el padre Edgardo Ojeda y que se realizó entre el 16 y 18 de octubre, en casa Betania.
Miercoles 18 de Octubre del 2017
  
En esta oportunidad, se contó con la participación de dos expositores, el padre Francisco Ibáñez, sacerdote de la Arquidiócesis de Santiago, Formador del Seminario Pontificio y el padre Fernando Torres, sacerdote de la Diócesis de Temuco. El programa consideró los temas Espiritualidad Sacerdotal en la Biblia, la Teología del Ministerio, Antropología de la Vocación, en los últimos escritos de Benedicto XVI y el Autocuidado Ministerial.

El padre Francisco Ibáñez agradeció la invitación al encuentro con sus hermanos sacerdotes de Concepción. Expuso el tema “Autocuidado del sacerdote”, en torno a cuáles son los aspectos en los que el sacerdote puede poner una mayor atención para desplegar su ministerio en plenitud. “Cómo cuidamos nuestro ministerio, para que sea una ofrenda permanente y, por eso, hemos conversado una serie de aspectos desde lo fraterno, desde el acompañarnos mutuamente, de darnos espacios, de valorar el trabajo del otro, de no tener miedo de sentirnos limitados, de cómo presentarnos delante de nuestra comunidad, con lo que somos y no de lo que deberíamos ser”.

Luego, en su exposición profundizó “qué significa hacer ofrenda de nuestra vida, cómo el ofrecernos le da sentido también al ministerio y cómo entregarle la vida a los demás, que nos llena de plenitud y felicidad. Estamos tratando de renovarnos en la conciencia de este círculo virtuoso de que hacer ofrenda nos renueva y encontrarnos con el Señor, de forma profunda, nos hace ofrecer la vida y eso nos mantiene y nos revitaliza y nos hace profundamente felices”.

Al término de la jornada, algunos sacerdotes opinaron sobre la formación impartida. El padre Ricardo Oliva, párroco de Coelemu, dijo que “los temas han sido bastante interesante, temáticas en orden a conocerse uno mismo, a reconocer las virtudes y las flaquezas, a buscar la ayuda cuando es necesaria. En el fondo, para poder desempeñar nuestra labor de la mejor forma posible. La importancia de renovarse es parte importante en la vida sacerdotal. Los temas nos ayudarán para ir creciendo y viendo también las falencias en las cuales hay que trabajar y pedir la ayuda necesaria en este caminar. Nadie ha dicho que ser sacerdote sea un camino fácil, por el contrario tiene sus dificultades, sus alegrías y tristezas. Mirar hacia adelante y pensar que Dios ha llamado a hombres, como dice el texto de Marcos 3.14, en que llamó a hombres con virtudes y con defectos”, afirmó.

El padre Juan Carlos Marín, párroco de la parroquia Familia de Nazaret, Lagunillas, Coronel, valoró y consideró muy útil la formación. “Toda la formación que hemos tenido ha sido muy interesante y a uno lo hace pensar, de reflexionar, de tener un tiempo de tranquilidad y, además, conversar con los otros sacerdotes, es fundamental. Estas instancias no son muy frecuentes. Esto nos ayuda mucho en la pastoral. Es una gran ayuda para nosotros y eso le hace bien a la parroquia, porque si estamos bien en lo del celibato, en nuestra vocación va en beneficio de los parroquianos”.

La jornada concluyó con un mensaje de Monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción, quien se refirió a diversos temas, en los que el sacerdote debe estar informado y hacer discernimiento oportuno. Uno de los temas fue la situación del país y las próximas elecciones democráticas, del 19 de noviembre, para lo cual llamó a discernir con una mirada teológica, en un proceso con madurez cristiana.

Recordó que la Iglesia vive un tiempo sinodal y valoró la realización del II Congreso de la Familia, el sábado 14 de octubre, destacando la convocatoria de casi doscientas personas y la forma responsable para lograr dicho encuentro, resaltando la capacidad de los laicos. “Ahí vemos una gran riqueza, un carisma y un espíritu enorme”, subrayó.

Citó también, que en el contexto sinodal que vive la Iglesia de Concepción, el nuevo programa social No Botes la Comida, lanzado oficialmente el martes 17 de octubre, con la presencia de numerosos empresarios gastronómicos.

Animó a los sacerdotes a motivar sus comunidades para participar en la visita del Papa Francisco, en enero próximo, pensando que la mejor oportunidad es la asistencia a la celebración de la Misa de S.S., en Temuco.

Finalmente, invitó “a discernir según el querer de Dios y a mostrar una iglesia en salida, que no se aísla, sino que participa de la vida”.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 18/10/2017

 
Galerías Fotográficas