/
/
/
/
/
/
   
Los Jóvenes fue el tema que abordó el II Congreso de la Familia

Por segundo año, se realizó el Congreso Arquidiocesano de la Familia, en dependencias del Instituto de Humanidades de Concepción, jornada a la que asistieron alrededor de 180 personas, en su mayoría matrimonios.
Miercoles 18 de Octubre del 2017
  
El II Congreso fue organizado por la Pastoral Familia y Vida y en la apertura estuvo monseñor Fernando Chomali, Arzobispo de Concepción. Uno de los puntos planteados por el Monseñor Chomali fue sobre el rol ejemplificador de los padres y adultos ante los jóvenes, en el sentido de que ellos “aprenden mirando y aprenden viendo”.

Según Monseñor Chomali “estamos viviendo cambios radicales muy profundos (…) pero nosotros no nos vamos a anonadar frente a eso, nosotros no somos un grupo de personas que debamos vivir lamentando, esta es nuestra historia, en este tiempo nos tocó vivir y en este tiempo tenemos que anunciar la maravilla del matrimonio”.

El Arzobispo indicó que los padres deben tomarse el tiempo de preguntarles a sus hijos “¿que necesitan?” y/o “¿cómo se sienten?”, así también pidió, reconocer que los principales educadores son los progenitores.

En el encuentro expuso también el padre Fernando Montes, ex rector de la Universidad Alberto Hurtado, el tema “Iglesia, familia y juventud en una nueva cultura”, planteando que los jóvenes son muy importantes, tanto para la sociedad como para la iglesia. Sólo se “puede vivir el presente si tiene futuro, y el futuro es la juventud” indicó, recalcando que ellos son protagonistas, debido a los cambios culturales que están surgiendo, así también en su forma de hacerse escuchar mediante sus propios medios de comunicación.

Hizo hincapié en que el amor es el elemento que da un profundo sentido a la vida en pareja. Pero “hoy día, hay un peligro enorme en que todo sea transitorio, como dice Baumann, todo es líquido”, puntualizó. Pues una pareja líquida es aquella que dura poco tiempo, que hace sufrir a los jóvenes y a los hijos”. Ante esto, sostuvo que “ojalá la iglesia los apoye con respeto y sin condenas”.

Posteriormente, correspondió el turno a la académica de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Claudia Pedreros, quien se refirió a los jóvenes, como constructores de un mundo mejor, haciendo hincapié en los deberes, que tanto padres como hijos deben cumplir.

Según la profesora Pedreros, los progenitores deben mirar a sus hijos como hijos de Dios, y respetarlos también como personas humanas. “Han de educarlos en el cumplimiento de la ley del Señor, mostrándose ellos mismos obedientes a la voluntad del Padre en los cielos” y agregó que “el deber de los hijos es el respeto filial expresado en la docilidad y la obediencia verdaderas (Proverbios 13,1). El hijo sabio ama la instrucción, el arrogante no escucha la reprensión”.

Por último, expuso definiciones sobre la etapa juvenil y sus intereses, así también difundió toda la actividad realizada por el Centro de Orientación Familiar (COF) en la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes (Concepción), cuyo propósito es apoyar a las familias que se encuentren en situación de conflicto.

La gestión del congreso fue motivada por la gran necesidad de retomar el dialogo con los jóvenes, trabajar con ellos (como hermanos), escucharlos y apoyarlos en sus iniciativas. Y cuyo propósito, es plantear soluciones ante la crisis que hoy se viven en las familias, pues un elemento fundamental que no debe alterarse (ni tampoco faltar en toda familia), es el am

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 18/10/2017

 
Galerías Fotográficas