/
/
/
/
/
/
   
Bendicen comedor parroquial que beneficia a pacientes del Hospital en Talcahuano

Una valoración muy positiva ha tenido el nuevo comedor fraterno, impulsado por la comunidad de la parroquia La Asunción de Las Higueras, en Talcahuano, que funciona en dependencias de la comunidad Santa Teresita. El espacio, que sirve fundamentalmente a pacientes del Hospital Las Higueras, fue bendecido por monseñor Fernando Chomali, quien estuvo acompañado del padre Francisco Osorio, párroco de La Asunción.
Jueves 16 de Noviembre del 2017
  
El comedor recibe diariamente almuerzo a un promedio de 30 a 40 personas, quienes son pacientes y familiares de enfermos del Hospital Las Higueras. El comedor queda a pocos metros del establecimiento y las personas llegan derivadas desde el Servicio Social del centro hospitalario, donde se distribuyen los vales para el almuerzo.

María Eugenia Villouta Mella, residente en Tomé, se mostró feliz y contenta por este servicio solidario. Comentó que hace años se trata de un cáncer, que ha logrado controlar y, por lo tanto, acude hospital en forma regular. “Lo hago con bastante sacrificio, por los costos que implica venir de lejos y porque la atención implica esperar varias horas. Esta es segunda vez que llego al comedor y estoy feliz; creo que esto es un don de Dios. Hoy, como están las cosas en la sociedad ¿quién hace algo como esto? Realmente, estamos bendecidos de Dios que podamos ser acogidos y atendidos. Habitualmente, llego muy temprano al hospital y con la espera, me voy a las 5 de la tarde. A veces pasamos el tiempo con un pancito y un poco de agua, en cambio ahora, recibimos un rico almuerzo. Por esto, doy las gracias a Dios y pido bendiciones para todas las personas que hacen posible esta obra”, expresó.

María Cristina Romero, animadora de la comunidad Juan XXIII, dio a conocer el comedor funciona desde octubre de este año y a la fecha, ha dado almuerzo a más de 460 personas, la mayoría provenientes de otras regiones y lugares apartados de la zona, que llegan al hospital.

María Cristina indicó que el comedor ha funcionado sin problemas, gracias a la organización y compromiso de las distintas comunidades dependientes de la parroquia La Asunción. “Nos hemos distribuido los días de la semana para cada comunidad, y cada una se responsabiliza de reunir los alimentos, prepararlos y servirlos. El lunes corresponde a la comunidad legumbres; el martes tallarines, que asume la comunidad Santa Teresita; miércoles, la comunidad central de la parroquia, con cazuela; jueves, la comunidad del Liceo La Asunción, con guiso y el viernes, la comunidad Corpus Cristi, con carbonada”, precisó.

El servicio de almuerzo se realiza de lunes a viernes, desde las 12:00 horas. Explicó que ha llegado gente proveniente de Puerto Montt, muchas personas del sector de los cerros de Talcahuano, quienes tienen que estar largas horas en el hospital, a la espera de atención médica. “Son estas personas las que agradecen este servicio, porque es una gran ayuda. Una señora que vino de Coliumo llegó a llorar de alegría por contar con este almuerzo. Contó que traía la plata para el pasaje y quería tomarse un café mientras esperaba atención. Estaba preocupada porque si gastaba en café se quedaba sin pasaje para volver a su casa”, relató la animadora, para graficar el alcance que tiene el comedor, agregando que “junto con orar, debemos vivir el Evangelio”.

Monseñor Fernando Chomali, tras la bendición del comedor y compartir con los animadores de las comunidades, funcionarias del hospital y beneficiarios del servicio, dijo que “esto responde al llamado de la Iglesia de siempre y muy reforzado por el Papa Francisco, de preocuparnos de quienes están caídos, de los que están enfermos, de los que están desvalidos. Nos sentimos muy contentos de la posibilidad de poder abrir este comedor, que está impecable y, sobre todo, cómo la comunidad se ha organizado, para que a nadie que tenga un familiar enfermo en el hospital Las Higueras, le falte un plato de comida, afecto y cariño. Esta es una obra evangelizadora que tenemos que reforzar. Esto se suma a la gran cantidad de obras de misericordia que las hacemos por amor a Dios”.

Sandra Campos, asistente social, comentó que la iniciativa es muy positiva, porque acoge a pacientes y familiares que llegan diariamente al hospital, en su mayoría a los policlínicos, y deben esperar largo tiempo.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 16/11/2017

 
Galerías Fotográficas