/
/
/
/
/
/
   
Cientos de personas dieron el último adiós al diácono permanente José Bahamonde

Con la Iglesia Catedral repleta la comunidad de Punta Arenas despidió al maestro de ceremonias y diácono de la Iglesia Matriz.
Martes 21 de Noviembre del 2017
  
El domingo 19 de noviembre después del medio día se dio inicio a la misa de exequias del diacono permanente de la parroquia Catedral, José Miguel Bahamonde Bahamonde, quien falleció el viernes 17 de noviembre a causa de un infarto cerebral.

En su homilía el obispo Bernardo Bastres destacó la labor del diacono José en todos los servicios que hizo tanto en los scout como dirigente como en la parroquia Catedral, en la cual sirvió con su ministerio por 23 años.

El obispo señalo: José, perteneció al grupo Scout del san José desde su enseñanza media y siguiendo luego como adulto. Por años se desempeñó en el trabajo con los más pequeños, llegando a cumplir los 50 años de servicio y entrega en el grupo. En este compromiso involucro a toda su familia y llevaba en su corazón la impronta y el ideal del Escultismo. Ayer, uno de sus hijos nos decía: “mi Papá era Parroquia 24 sobre 7”. Es decir todos los días de la semana y del año. Recibió la ordenación diaconal el 19 de Diciembre de 1993, de manos del padre Obispo Don Tomás González y excepto por unos meses, siempre ejerció el Ministerio en esta Parroquia, era de algún modo la Catedral, la prolongación de su casa y familia. José, nuestra comunidad parroquial de la Catedral te agradece toda tu entrega y servicio en los más de veinte años que nos has regalado. José eras el Diácono “factótum”, que no solo presidias el Sacramento del Bautismo o del Matrimonio, como también los responsos o la bendición del agua, acompañabas cada día la Eucaristía así como también la dominical. Realizabas la distribución y los turnos de los ministros para cada día del mes, asistías a la catequesis. Sino también, sin ningún problema tomabas tu caja de herramientas y alicate en mano, subías a la torre para ver el reloj, o controlar las calderas de la calefacción, o arreglar alguna llave, o colocar algún afiche, ordenar y distribuir los lugares del presbiterio. José has vivido y desarrollado los talentos, que te ha dado el Señor, ahora es Él que te dice: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco… pasa al banquete de tu Señor”. Concluyó.

Luego de la celebración, sus restos fueron llevados al cementerio municipal, donde descansan junto con los de sus padres.

Fuente: Comunicaciones Punta Arenas


Punta Arenas, 21/11/2017

 
Galerías Fotográficas