/
/
/
/
/
/
   
Misa en el aniversario de la Pascua de Mons. Ariztía
P. Rodrigo Herrera: “Don Fernando fue un fiel discípulo de Jesús”

Con una misa al aire libre, en el marco del Encuentro juvenil diocesano, se conmemoraron 14 años del fallecimiento del Obispo emérito de Copiapó, Mons. Fernando Ariztía.
Domingo 26 de Noviembre del 2017
  
El encuentro juvenil diocesano recordó al Obispo emérito, fallecido en 2003. Presidió la eucaristía, celebrada en el parque Schneider de Copiapó, el Vicario General, P. Rodrigo Herrera, acompañado de sacerdotes y diáconos de toda la diócesis.

Los cientos de jóvenes se reunieron temprano en el Liceo Católico donde realizaron las actividades de formación y luego peregrinaron hasta el Parque para participar de la misa.

En su homilía, el P. Rodrigo se refirió a don Fernando como “un gran hombre, un gran cristiano, un buen pastor, pastor al estilo de Jesús, cercano a su gente, amante de la vida y defensor de la vida, amable y servidor con los más desvalidos, y sobre todo un fiel discípulo de Jesús”.

Escuchar a los jóvenes

A los adultos presentes en la asamblea, les recordó algunas palabras de don Fernando: “¡Qué importante es aprender a escuchar a los jóvenes! No tanto pretender enseñarles o corregirles. Escucharles con respeto, oír sobe sus anhelos y preocupaciones. Quieren ser valorados y necesitan ser acogidos y valorados. ¡Qué importante es mirarlos sin reproche y con simpatía! Así fue la mirada de Jesús sobre aquel jóven que se le acerco para consultarle qué más debía hacer en la vida, y que sin embargo, no hizo caso de la respuesta de Jesús: “Jesús lo miró y sintió cariño por él…”. Los adultos podríamos preguntarnos si de verdad expresamos afecto y amamos a nuestros jóvenes. Tenemos que aprender a querer a los jóvenes como Jesús los ama.”

Jóvenes comprometidos con la paz y la justicia

Dirigiéndose a los jóvenes, les invitó a conocer a Jesús. “Déjense encontrar y amar por Dios. Amen su familia, valoren a los mayores, siempre les pueden enseñar y orientar a construir una vida mejor. Recuerden, los adultos también nos podemos equivocar, perdonen a los adultos cuando nos equivocamos, el perdón nos hace grande, nos humaniza y nos libera de orgullos y rencores”.

Los llamó a cuidarse, respetarse, estudiar y trabajar con dedicación. “No se conformen con poco, -les dijo- aspiren a más, y no se olviden de ser buenas personas, de mirar aquellos que caminan a su lado”, invitándoles a comprometerse con su región y su país, y a trabajar por la paz y la justicia social.

En el ofertorio, los jóvenes llevaron al altar fotos con rostros juveniles y un cuadro hecho por jóvenes privados de libertad.

Después de la eucaristía, los jóvenes continuaron con un alegre almuerzo y más actividades en el Liceo Belén, para finalizar el Encuentro con un Carnaval Cultural en la Alameda de la ciudad.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 26/11/2017

 
Galerías Fotográficas