/
/
/
/
/
/
   
Resaltan servicio de la Iglesia de Concepción en Gendarmería

En el contexto de los 87 años de Gendarmería de Chile, autoridades y personal de distintas unidades participaron en la celebración de una Misa de Acción de Gracias, que fue presidida por monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción, oportunidad en que expresó su aprecio por todo el personal por el difícil trabajo que les corresponde asumir, en la región.
Jueves 30 de Noviembre del 2017
  
En su homilía Monseñor Chomali que “como Iglesia tenemos varios lugares con servicio a personas vulnerables ancianos abandonados postrados, en la Ciudad del Niño, con cerca de 900 niños que llegan a través de los tribunales de Familia; tenemos un bus donde llega gente de la calle y todas las personas tienen una característica especial y que todos esos lugares los cuidamos mucho, porque son lugares dignos y hay gente que pregunta porque la Iglesia se empeña tanto, para que estos lugares sean dignos y la respuesta es que la vida tiene muchas vueltas y nadie me asegura que el día de mañana, yo o alguno de nosotros esté en situación de calle, que estemos solos y sin familiares o que tengamos un pariente afectado. Nadie está libre de terminar en la cárcel, por eso, es muy importante trabajar por tener el mejor lugar posible en los recintos penitenciarios, creo que es un deber que tenemos como humanidad”.

Manifestó su ánimo en relación al trabajo de Gendarmería. “Sé de las dificultades que tienen, por eso estamos preocupados de ustedes, hay un capellán, está la pastoral penitenciaria, tenemos diversas celebraciones y esos lugares son donde se mide el talante de una sociedad y el talante no se mide cómo nos relacionamos con las personas exitosas, a quienes les va bien, con las personas que nos invitan, no, eso no tiene ninguna gracia. El talante de una sociedad se mide en la capacidad que tenemos de preocuparnos del caído, aquel que no nos puede devolver nada, aquel que a pesar de haber sufrido no ha perdido su dignidad, aquel que creemos que puede ser redimido”.

Agregó que “ustedes tienen que cumplir su trabajo, yo sé que lo hacen con mucha preocupación, pero les pido que vayan un poco más allá con aquellos que están privados de libertad, nunca les apaguen la esperanza a un mundo mejor, la esperanza de que ellos pueden cambiar, la esperanza de la misericordia de Dios. Es muy importante llegar a esos lugares a través de la oración del Señor, la oración comunitaria y personal, la oración que Dios siempre escucha, porque Dios es infinitamente misericordioso”.

Recalcó que “a veces, el sufrimiento y la privación pueden volver nuestro corazón egoísta y dar lugar a enfrentamientos, sabemos que son lugares complejos y nosotros podemos colaborar en esto, a generar ambientes buenos, es posible y hay experiencias que se han hecho y es importante promover lugares donde ciertamente donde se cumplan las condenas, porque ellas nunca han perdido su dignidad y por eso, nosotros como iglesia y como UCSC estamos muy comprometidos con ustedes para ayudarlos en esta misión”.

En su reflexión, Monseñor manifestó emotivamente que “quiero decirles porqué estoy muy presente entre ustedes. En primer lugar, porque provengo de una familia de servidores públicos, porque es importante para mantener la estructura del Estado, pero hay otra razón, además, que en esta sociedad que estamos viviendo la tendencia de no complicarse la vida. El Papa habla de la globalización de la indiferencia y ustedes por el trabajo que hacen, lo digo para quienes están en primera fila, son trabajos difíciles, abnegados, trabajo con gran estrés, se complican la vida, pero lo hacen por un bien superior y eso merece reconocimiento, merece oración. En Chile, nos hemos acostumbrado a estar muy atentos a que del árbol que se cae lo hacemos leña, lo destrozamos; aparece en la prensa una y otra vez, pero cuando se levantan los árboles frondosos como cuando vemos a nuestros internos que logran su título jamás hemos visto que salgan en los medios. Tuve el honor, en el programa Diálogo de conversar con dos personas de Gendarmería sobre su vocación, que nadie les robe esa vocación de servicio, de ayuda, en contextos que no son fáciles. Ustedes han elegido una profesión, una carrera funcionaria, en la cual libremente han tenido que complicarse la vida. Yo los felicito por eso y por el trabajo que han hecho, que muchas personas se han rehabilitado y han vuelto a su familia. En eso hay mucho esfuerzo de ustedes. Adelante con su trabajo y que Dios los bendiga”.

Recordó, por último, que el Papa Francisco, en su visita a Chile, está comprometido con visitar un recinto penitenciario, en Santiago. Irá a entregar al personal su aliento con alegría y esperanza para seguir sirviendo en su labor. Trabajemos por una sociedad más justa, porque así habrá menos delincuencia y otros tienen que hacer su trabajo para generar mayor justicia. Ustedes son una respuesta de que algo anda mal en la sociedad. Por eso también este es un llamado muy potente para que todos nos dediquemos a fomentar el bien común”.

En la Misa, estuvieron presentes autoridades de Justicia, y personal de la institución de aniversario, encabezado por el director regional, coronel Christian Alveal, quien valoró el servicio de la Iglesias, que contribuye a dignificar la vida de personas privadas de libertad. “Tanto el arzobispado como la Universidad Católica de la Santísima Concepción han llevado la educación hasta nuestros recintos penales, facilitando la reinserción de nuestros usuarios y el desarrollo personal de éstos”, afirmó.

En esta oportunidad, estuvieron presentes delegaciones del personal de las 23 unidades penales y especiales del territorio e incorporó como es tradición a delegaciones de las fuerzas armadas, de orden y seguridad.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 30/11/2017

 
Galerías Fotográficas