/
/
/
/
/
/
   
Ordenación de 33 nuevos sacerdotes Legionario de Cristo

En una emocionante ceremonia, el Cardenal Giuseppe Bertello, Presidente del Governatore del Estado de la Ciudad del Vaticano y presidente de la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano, ordenó este sábado a 33 nuevos sacerdotes Legionarios de Cristo, entre los que se encuentra el P. Andrew Tarleton, director del ECyD del colegio Cumbres, Santiago.
Sabado 16 de Diciembre del 2017
  
La ceremonia tuvo lugar en la Basílica San Pablo Extramuros en Roma y asistieron más de 3 mil personas a acompañar a los nuevos sacerdotes, entre familiares, amigos, compañeros del seminario y formadores. El P. Eduardo Robles-Gil, L.C., Director General de los Legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi, presentó a los candidatos a la ordenación.

El cardenal Giuseppe Bertello, presidente del Governatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano y presidente de la Comisión Pontificia para la Ciudad del Vaticano, ha ordenado sacerdotes a 33 legionarios de Cristo en la Basílica de San Pablo Extramuros. Asistieron a la ceremonia más de 3 mil personas entre familiares, amigos, compañeros del seminario y formadores. El padre Eduardo Robles-Gil, L.C., director general de los Legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi presentó a los candidatos a la ordenación.

En su homilía, el cardenal Bertello dijo: «En el origen de toda vocación hay una Voz que llama, que cambia la vida: alguien siente que es acompañado por la presencia del Señor que lo invita desde los primeros años de su vida; otros, en cambio, son invitados a dejar las redes, un oficio, una carrera, para seguir a Jesús en la edad adulta. En todo caso, se trata de una llamada, de una vocación».

Haciendo referencia a la liturgia del domingo Gaudete, comentó: «Nuestra alegría se transforma después en agradecimiento al Señor, porque Él es el verdadero protagonista de todas las cosas buenas. De Él provienen la vocación y la gracia de la perseverancia. Nuestro pensamiento también se dirige hacia quienes han visto nacer, han sostenido y acompañado la respuesta de estos ordenandos a la llamada del Señor: sus familiares; sus superiores, sus formadores».

Más adelante, dirigiéndose a los ordenandos, les dijo: «Dentro de poco el Espíritu del Señor descenderá sobre vosotros, os consagrará con la unción y os hará partícipes, de manera singular, del sacerdocio de Cristo, y actuaréis en su nombre. Con vuestro ministerio estáis llamados a proclamar a todos que Dios no abandona al hombre y, frente a tantos males que afligen a la sociedad, las injusticias, los sufrimientos, llevad con vuestra vida un mensaje de confianza y de fraternidad a los pobres, a aquellos que esperan una palabra de consolación y tienen necesidad de ser defendidos en sus derechos y consolados en sus dolores».

El rector del Colegio Internacional Legionarios de Cristo en Roma, el padre Christopher Brackett, L.C., comenta: «Ver a estos hermanos míos ordenados sacerdotes es para mí como si Dios quisiera decir a los hombres que no deben perder la esperanza, que no están solos, que su amor es grande y que siempre nos dará pastores para cuidar a su pueblo. Es hermoso ver la generosidad de estos hombres que se ordenan. Han vivido y han creído, aun con sus limitaciones y debilidades. Me conmueve verlos llegar al altar y ser transformados por la gracia de Dios en otros cristos».

El rector de la comunidad de teología de la Sede de la dirección general, el padre Ignacio Sarre, L.C., comenta: «La ordenación es punto de llegada porque sin duda han sido muchos años de formación, de camino, de esfuerzo para llegar a ese momento. Por ello se vive con mucha alegría y gratitud: a Dios, que es de quien viene todo bien; a ellos, que han sido generosos; a sus familiares y a todos los que les han apoyado. Pero también, y sobre todo, es punto de partida. Es el inicio de aquello para lo que se han preparado. Y en ese sentido lo más importante es que se mantengan a partir de ahí en una actitud continua y creciente de amor y de entrega, lo que llamamos “formación permanente”. Me gusta por eso repetir que no se están preparando “para la ordenación”, que es un día y pasa pronto, sino para toda una vida de entrega en el ministerio, como legionarios de Cristo».

El padre Eduardo Robles-Gil, L.C., director general de los legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi comenta: «Para la Legión de Cristo y el Regnum Christi es una alegría inmensa poder ofrecer a la Iglesia 33 nuevos sacerdotes, que colaborarán con su ministerio sacerdotal a hacer presente en el corazón de las personas y en la sociedad el amor misericordioso de Dios, que dentro de una semana lo contemplaremos en el misterio de Belén, naciendo por amor a la humanidad».

En la ordenación concelebraron cerca de 150 sacerdotes. Asistieron en el rito de la unción de las manos y de la entrega del cáliz y la patena Mons. Jorge Carlos Patrón Wong, secretario para los Seminarios de la Sagrada Congregación para el Clero, y Mons. Paolino Schiavon, obispo auxiliar emérito de la diócesis de Roma.

Fuente: Comunicaciones Legionario de Cristo


Roma, 16/12/2017

 
Galerías Fotográficas