/
/
/
/
/
/
   
Impulsado por la Corporación Gaudí de Triana
Bendicen mural realizado por comunidad rancagüina

Cada uno de los casi 70 participantes en la confección de la obra han hecho grandes esfuerzos para dar origen a una pieza única que puede ser admirada por todos los transeúntes. Se trata de un mural con un paisaje natural, muy reconocible para los habitantes de la región de O´Higgins, ejecutado con la técnica del mosaico trencadís, típico de Gaudí.
Miercoles 20 de Diciembre del 2017
  
La Corporación Gaudí de Triana cada día se vincula más con la comunidad de Rancagua y la región, pues a sus talleres de mosaico, que se ofrecen en el Centro Cultural, ha sumado una intervención urbana en la población Dintrans de Rancagua, en un muro de acceso al Colegio Alberto Blest Gana, frente a la plaza, donde se ejecutó una obra de arte colectiva, que fue bendecida por el Obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic.

Se trata de un mural de diez metros de largo por dos metros y medio de ancho, con el diseño de un colorido paisaje natural: el río Cachapoal, loros tricahue, un árbol de la vida como es el quillay, todo ello coronado por la cordillera de Los Andes, son algunos de los elementos reconocibles que se han plasmado en la obra.

De acuerdo a lo que señaló Beatriz Valenzuela Van Treek, secretaria ejecutiva de la Corporación, son casi 70 personas, entre ellas, adultos mayores, miembros del grupo de oración de la capilla, trabajadoras de ferias libres, estudiantes del colegio, profesoras, que trabajaron durante meses en el mural con la técnica del mosaico trencadís, que es típica de las obras de Antonio Gaudí. Como material se usaron azulejos de cerámica pintados a mano, que han sido triturados artesanalmente.

La actividad fue financiada por el División El Teniente de Codelco. “Codelco hizo el aporte económico y nosotros pusimos la parte técnica para trabajar este trencadís, tan característico de Barcelona y de las obras de Gaudí”, señaló el presidente de la Corporación Gaudí, Gonzalo Díaz Soteras.

El trabajo comenzó el 2 de octubre con talleres en los que participaron quienes ejecutaron el mural, donde se les instruyó sobre la obra de este arquitecto español; su relación con Rancagua, al entregar los planos de la Capilla Nuestra Señora de Los Ángeles, que próximamente comenzará su construcción; y sobre la técnica del mosaico trencadís.

Beatriz Valenzuela destaca que la comunidad participó en este proyecto desde su génesis, “primero trabajamos el concepto, es decir, qué quería la gente representar en el mosaico; obviamente conocieron la obra de nuestra capilla también. Pero ellos querían expresar la creación, la vida, la naturaleza, el entorno donde viven”, señala.

Eso dio vida al diseño de la obra. Luego, comenzaron un laborioso trabajo, que se fue completando palmeta por palmeta, en que todas las manos sumaron para ir dando vida a esta expresión de arte colectiva con sentido.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 20/12/2017

 
Galerías Fotográficas