/
/
/
/
/
/
   
Obispo de Aysén presidió Eucaristía en memoria de los mineros atrapados en Chile Chico

Con la presencia de familiares, representantes de la empresa, compañeros de trabajo y fieles, se celebró esta acción litúrgica el pasado jueves 22 del presente.
Miercoles 27 de Diciembre del 2017
  
Han transcurrido seis meses de este fatal accidente en el que los jóvenes Jorge Sánchez y Enrique Ojeda, mineros, quedaron atrapados en el derrumbe sucedido en los túneles de la mina Delia II de la minera Cerro Bayo, en la localidad de Chile Chico.

El p. Obispo explicó que se realizó un funeral simbólico en una cripta construida por la empresa Mandalay resources S.A. Minera Cerro Bayo, a la entrada de la mina. Con este acto religioso y el acuerdo de los familiares, se da por concluida una larga espera por encontrar con vida a Jorge y a Enrique y que a partir de ahora será un lugar de memoria y oración donde se podrá acudir espontáneamente.

Durante la ceremonia, el obispo de Aysén transmitió un mensaje de esperanza a los familiares afectados, con la expresión “para vencer las dificultades”: “…este es un mensaje de esperanza para vencer toda dificultad, Chile Chico ciudad del sol, estaba nublado en ese momento y de repente salió el sol cuando estábamos ahí, esto es muy significativo, porque así es nuestra vida, a veces hay situaciones que la oscurecen: dolor, tragedia, muertes, odios y violencia; sin embargo, sabemos que más arriba, brilla el sol de Dios”, dijo.

Del mismo modo, describió el ambiente que se vivió en el lugar:”(…) una sensación de serenidad, de mucha unidad, la familia después de largos meses siempre esperaba una respuesta positiva y claramente quisieron hacer esta liturgia de funeral para dar el descanso eterno a hijos y familiares”. En cuanto a la participación de ellos y compañeros de trabajo en el sentido acto, expresó que: “las palabras de familiares y trabajadores indicaban que así como estuvieron unidos en el dolor, deben estar unidos en la esperanza, en la solidaridad para construir un mundo mejor y aminorar situaciones que puedan crear problemas a los demás e incluso propiciar la muerte”.

El P. Obispo enfatizó la reflexión que debe dejar esta tragedia tanto para la región como para el país, exhortando que hay que buscar la mayor seguridad posible para garantizar la vida de las personas. “Hay personas que sacrificadamente entregan su vida para hacer lo mejor posible su trabajo y pierden así la vida. Esto es un llamado al cuestionamiento para buscar la mayor seguridad posible y valorar las vidas de las personas”.

El acto finalizó con la oración por la próxima venida del Papa Francisco al país: “la que esperamos con expectación por el mensaje que nos dejará en su estilo sencillo y directo”.

Fotografías: Sindicato de Trabajadores Mineros de Cerro Bayo

Fuente: Comunicaciones Aysén


Chile Chico, 27/12/2017

 
Galerías Fotográficas