/
/
/
/
/
/
   
Comunidades juveniles provenían de Copiapó, Santiago y la misma ciudad curicana
Jóvenes misioneros franciscanos organizaron la Misión Papal en Curicó

Alrededor de 60 jóvenes misioneros franciscanos conventuales de las ciudades de Copiapó, Santiago y Curicó se juntaron del 13 al 20 de enero, para dar inicio a la misión papal, “Jóvenes, los envío; con Francisco hagamos lío”, llamada así debido a la visita del Santo Padre, el Papa Francisco.
Jueves 01 de Febrero del 2018
  
El motivo de esta misión era preparar sus corazones como fraternidad para esta visita. El inicio a esta semana se dio con la primera profesión de Fray Augusto Urzúa, joven perteneciente a la ciudad de Curicó, quien se preparó en el noviciado para dar el sí al Señor. Con esta ceremonia se conmemoró el legado del Santo patrono y se entendió por qué el Papa Francisco también lo escogió como ejemplo de vida.

Las actividades que se vivieron con gran emoción fueron en el Santuario de San Alberto Hurtado, Parque O’Higgins y en el Templo Votivo de Maipú, en donde la alegría y espíritu juvenil contagió a las personas que se encontraban allí. Fueron estos momentos de formación, misa y liturgia, además de la entrega de dos jóvenes que fueron voluntarios papales, que caracterizaron la visita del discípulo de Dios.

Los jóvenes dieron término a la visita del Papa, saliendo a la calle a hacer vida la clave que el Santo Padre les dejó “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”, compartiendo una jornada con niños, jóvenes y adultos en diversas actividades.

La misión terminó con una misa de envío, en donde fueron invitados a llevar el mensaje del Papa Francisco a las respectivas ciudades de origen de cada joven, para así levantar del sofá a otros adolescentes y se pongan las zapatillas y luchen por la paz del país.

Parroquia Jesús de Nazaret, Curicó

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 01/02/2018

 
Galerías Fotográficas