/
/
/
/
/
/
   
Monseñor Celestino Aós celebró misa en el Día de los Trabajadores
Obispo de Copiapó condenó la corrupción y agradeció a los buenos trabajadores y trabajadoras

Un mensaje dirigido a los trabajadores entregó el Obispo de Copiapó, Mons. Celestino Aós, en el día dedicado a ellos, en el Santuario de La Candelaria de Copiapó.
Domingo 04 de Febrero del 2018
  
Después de la lectura de un texto de la Laudato Si, el Obispo llamó a dar gracias “por nuestro trabajo, otros no lo tienen; tener trabajo hoy ya es una bendición”. Dijo que “la fe nos lleva a un compromiso, porque siempre ha habido quienes hacen su trabajo a medias; sin embargo, hoy, junto a la Virgen, damos gracias por tantas y tantos trabajadores buenos de nuestra región y país”.

Corrupción

El Obispo se refirió a los casos de corrupción en distintos grupos. “Hay corrupción cuando nos roban no pagándonos el salario justo, o nos someten a condiciones de trabajo indignas; cuando cobramos sin hacer el trabajo o cuando hacemos un trabajo deficiente y mal hecho, hay corrupción cuando se falsifica un titulo o la nota del examen” dijo.

Continuó defendiendo a la familia. “¿Qué diría Jesús hoy de algunos que consideran la familia como un estorbo para la productividad del trabajo, de aquellos que buscan solo su propio beneficio? El planeta tiene la capacidad de alimentar a todos con tal que los ricos no acaparen. No nos sobra nadie, y ninguno debería carecer de lo básico; no faltan recursos, sobra egoísmo”.

Presentaron ofrendas al altar representantes del sector minero, de la salud, la educación, la construcción, las asesoras del hogar, los temporeros y migrantes. Luego se hizo oración por los tres mineros fallecidos en el último año, con tres antorchas, más una como signo por todos los trabajadores fallecidos. Finalmente tuvo lugar un homenaje musical con el grupo Voces del Checo. Este encuentro terminó con la oración de los trabajadores, con los presentes con las manos extendidas para recibir la bendición.

“¡Pobres de nosotros si solo nos movemos por la plata!”

Más temprano en el Santuario se ofició la misa, presidida por el Obispo. Don Celestino dijo que “merecemos y buscamos nuestro salario, pero ¡pobres de nosotros si solo nos movemos por la plata!, hay cosas que debemos hacer gratuitamente”. El Obispo agradeció “a los que han trabajado para esta fiesta, desde el servicio de aseo y el casino, la sacristía, a los sacerdotes y diáconos, al grupo de liturgia, a los diferentes músicos, al personal de comunicaciones y a los jóvenes que cuidan el orden, a los bailes religiosos. La Virgen los recomendará a Jesucristo que siempre es agradecido”.

Fuente: Comunicaciones Copiapó


Copiapó, 04/02/2018

 
Galerías Fotográficas