/
/
/
/
/
/
   
Miércoles de Ceniza
Mons. Goic: “Que este tiempo sea un momento de mayor encuentro con Jesús”

En todas las parroquias de la Diócesis de Rancagua se celebraron misas, dando inicio así al tiempo de Cuaresma.
Miercoles 14 de Febrero del 2018
  
Niños junto a sus madres, ancianos, jóvenes, hombres de trabajo, religiosas, entre otros fieles fueron los que repletaron el Templo Catedral de Rancagua este Miércoles de Ceniza, para participar en una eucaristía presidida por monseñor Alejandro Goic y concelebrada por el párroco, padre Gabriel Becerra.

“Este tiempo de Cuaresma es un tiempo de mayor encuentro con Jesús, los que somos cristianos lo somos porque creemos en Jesús, el Salvador del mundo, entonces, con la gracia de Dios ser capaces de repetir sus palabras, sus gestos y sus acciones es la tarea de cada cristiano y de toda la comunidad cristiana. Ese es el desafío en esta nueva Cuaresma”, señaló el obispo de Rancagua, monseñor Goic, en la celebración del Miércoles de Ceniza.

“Mientras más tratamos de vivir lo que Jesús nos enseñó mas creíble va a ser la Iglesia y la vida de cada una de nosotros”, enfatizó.
Además, indicó, que hay una preocupación muy especial por los más pobres y los que más sufren. Y que ese es el desafío de la Campaña de Cuaresma de Fraternidad que también comienza hoy. “Es un llamado a tomar conciencia de la dignidad de los adultos mayores”, dijo.

Inicio de la Campaña de Cuaresma de Fraternidad

Es propio de la Iglesia Nacional y Diocesana el realizar la Campaña Cuaresma de Fraternidad, en esta oportunidad y por último año consecutivo, se priorizará la labor desarrollada por nuestra Iglesia Chilena en el servicio y acompañamiento a los adultos mayores.

Lo recaudado en este período permite financiar proyectos destinados a ellos. Algunas de estas iniciativas ya han dado frutos en la diócesis. “Como Caritas Diocesana realizamos el año 2017, con fondos de la Campaña, un proyecto cuyo objetivo fue mejorar la calidad de vida de adultos mayores frágiles, a través de la capacitación de familiares cuidadores con conocimientos específicos en cuidados de la salud”, explica el padre Bernabé Silva, presidente de la Fundación Caritas Diocesana, quien explica que con este curso se ha pretendido incrementar su comprensión respecto a cómo tratar, atender y relacionarse con ellos. Este curso se efectuó en el Rancagua, en dependencias de la Catedral, y lograron certificarse 47 personas.

“Este año 2018 realizaremos dos cursos similares, en San Fernando y esperamos también hacerlo en Santa Cruz; además, esperamos reforzar y animar la pastoral del Adulto mayor diocesana, formando nuevas organizaciones, al alero de la Iglesia”, señala el padre.
Para poder concretar estos proyectos, que han sido de ayuda para muchos, se requiere de los aportes que generosamente se entregan a través de la tradicional cajita-alcancía de Cuaresma de Fraternidad. Ésta se puede retirar en las parroquias y se debe devolver antes de Domingo de Ramos.

Fuente: Comunicaciones Rancagua


Rancagua, 14/02/2018

 
Galerías Fotográficas