/
/
/
/
/
/
   
Con emotiva ceremonia se consagró nuevo templo de la parroquia Todos los Santos de Talcahuano

Tras ocho años de trabajo y esfuerzo, la comunidad católica de Talcahuano celebró la consagración de un nuevo templo de la parroquia Todos los Santos, ubicada en calle David Fuentes 379, en el sector Arenal, el que fue destruido totalmente por el terremoto del 27F de 2010.
Lunes 19 de Marzo del 2018
  
La obra fue bendecida este domingo, con presencia del arzobispo, monseñor Fernando Chomali y autoridades civiles y militares de la zona, encabezada por el intendente regional, Jorge Ulloa; el diputado Gastón Saavedra; el gobernador provincial de Concepción, Robert Contreras; alcalde de Talcahuano, Henry Campos, numerosos sacerdotes y centenares de personas que coparon el templo, además de directivos de ACN (Ayuda a la Iglesia que Sufre) y de la empresa K+S, que una de las pocas empresas que colaboró con importantes aportes en recursos para sacar adelante la obra.

Durante el rito de dedicación y consagración, se colocó bajo el altar, una reliquia de san Juan Leonardi, fundador de la congregación de la Orden de la Madre de Dios, sacerdote que murió en 1609 y que la Iglesia canonizó en 1938 y fue un gran servidor, misionero, patrono de los farmacéuticos. Monseñor Chomali vivió en la casa de la congregación cuando hizo su doctorado y en algún momento se le regaló una reliquia; la primera se fue a Ñipas, cuando se reconstruyó el templo en ese lugar y la segunda reliquia fue instalada en la parroquia Todos los Santos.

Monseñor Chomali dijo que “hoy es un día de mucha alegría”. Resaltó que en este proyecto se juntaron las personas con un amor a Dios y a la Iglesia impresionante y trabajaron día y noche para poder construir este templo. “Seré muy sincero, cuando llegué a Concepción, poco después del terremoto, la comisión fue a presentarme el proyecto y les sugerí que construyeran algo más sencillo y me dijeron que no, porque queremos el mejor templo, porque la comunidad se lo merece. Y este no es un templo ostentoso, pero de una gran dignidad y de una belleza que es refleja la belleza de Dios”.
Recordó que la comunidad “ha hecho un esfuerzo inmenso para sacar adelante esta obra, rifas, bingos, colectas, golpear puertas e incluso el párroco sufrió humillaciones; no lo dejaron entrar en algunos lugares, pero perseveraron hasta sacar adelante el proyecto”.
Previo a la consagración, en las afueras del templo se desarrolló un acto artístico y cultural, con la presentación de artistas y grupo católicos, que animaron a ce tenares de personas que coparon la calle David Fuentes, viviendo un grato ambiente de fiesta.

El párroco, presbítero Miguel Almeida, dijo que “esta es una fiesta de la Iglesia y mi alegría es que estén todos felices. Fue una tarea grande y difícil y ahora uno ve que Dios fue pasando en cada una de las etapas. Es el Señor que hizo todo, los momentos, las personas y ahora hay que sólo darle gracias”.

Manifestó que “fuimos muy golpeados por el terremoto y el tsunami, y para celebrar la fe estuvimos en Colón 1718, en un templo-carpa, que donó la fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN). Se golpearon muchas puertas y muchas se cerraron, felizmente algunas pocas empresas fueron solidarias y, por ello, se les agradece mucho. La comunidad ha trabajado intensamente y es un signo potente de que Dios pasa en el corazón de las personas”, destacando que una de las empresas que ha contribuido fuertemente es K+S Chile, cuyos máximos ejecutivos estuvieron presentes en la ceremonia al igual que de AIS, con la asistencia de su directora en Chile, María de los Ángeles Covarrubias y el consejero Gonzalo Mardones, arquitecto que diseñó y planificó el proyecto y que fue un apoyo fundamental. Ambos recibieron el agradecimiento de la comunidad.

María de los Ángeles Covarrubias expresó que “la fundación está muy contenta de haber participado en este proyecto y nuestro consejero Gonzalo Mardones, arquitecto de la obra, puso un alma enorme para hacer realidad y plasmar esta obra maravillosa, para cumplir los sueños de esta comunidad. ACN lleva construida 45 capillas y esta es una gran parroquia en la campaña de Capillas para Chile. Es una gran alegría poder devolver la alegría a esta comunidad entusiasta, sacrificada, con un lugar más digno e importante en la vida comunitaria que es la Iglesia”.

Gonzalo Mardones confesó tener “un sentimiento de mucha gratitud hacia una maravillosa comunidad y hacia el obispo Chomali que ha sido esencial en este proyecto y el padre Miguel Almeida, que ha sido un gran guía que ha sabido llevar una comunidad muy linda y poder realizar esta obra que ha demorado tanto, sin embargo, las cosas que cuestan uno las valora más”.

La obra, de 400 metros cuadrados de superficie, tiene una capacidad para 300 personas. El diseño del proyecto estuvo a cargo del arquitecto Gonzalo Mardones de la fundación “Ayuda a la Iglesia que Sufre” (ACN). El templo es de una arquitectura “muy generosa y una actitud muy solidaria con el entorno y lo enriquece. En el diseño interior cuenta con 14 ventanas que significarán el Vía Crucis y hay otros espacios que representan una serie de signos, además existe un ícono en la pared, como una expresión de la cultura para evangelizar y catequizar”, precisó el párroco.
El proyecto global está avaluado en aproximadamente 650 millones de pesos, considerando el templo (ya construido) y están pendientes un centro comunitario, oficinas parroquiales, un velatorio y la casa parroquial.

Fuente: Comunicaciones Concepción


Concepción, 19/03/2018

 
Galerías Fotográficas