/
/
/
/
/
/
   
Loinos manifestaron alegría y amor a Cristo en la celebración de Domingo de Ramos

Obispo Óscar Blanco invitó a vivir este tiempo con esperanza, acompañando a Jesús en su dolor que no nos abandona, para traernos la salvación.
Lunes 26 de Marzo del 2018
  
En la Plaza principal de Calama como también en todos los sectores parroquiales y comunidades del interior de El Loa se celebró este domingo la Fiesta de Domingo de Ramos, acontecimiento con el que miles de loinos se unen a la Semana Santa.

El Obispo Óscar Blanco, que presidió la Misa acompañado del Párroco, Ubaldo Montiel, manifestó cómo se expresa la alegría de quienes reconocen a Jesús como su salvador, que entró en Jerusalén y fue aclamado como el Rey. Este acontecimiento real –señaló- también nos revela, que al tiempo de reconocerlo como el Salvador, también nos manifiesta que son capaces de negarlo. “Así es nuestra vida”, reconoció.

“Estamos aquí para reafirmar nuestro amor al Señor, comprometernos con su Evangelio, queremos acompañarlo en el camino de la cruz, en nuestros barrios en nuestras calles, porque Jesús sigue cargando esa pesada cruz; en el enfermo, en el que está solo, en el que sufre, en el abandonado, en el anciano y en tantas realidades de dolor, de las que somos testigos”.

Enseguida el Pastor se preguntó, por qué no ser como el Cireneo que acompañó a Jesús en el camino de la cruz, por qué no ser solidarios con Cristo en nuestra sociedad en la que escuchamos quejas, lamentaciones y donde se resalta lo negativo por sobre lo positivo, sociedad en la que también se escucha el grito de ¡Crucifícalo!.

Monseñor Blanco, expresó que así como se ha vivido este acontecimiento alegre con Jesús, invitó a vivir la experiencia del dolor, sin negarse, sin culpar a Dios, sin excusas, sino asumiendo el sufrimiento, porque si se mira con esperanza y fe, este dolor se transforma en signo de vida y resurrección.

Comunidades Andinas

La devoción y tradición del Domingo de Ramos, también se manifestó en los poblados del Alto Loa y Atacama la Grande, ocasión en que las comunidades originarias también recordaron y celebraron el acontecimiento con el que Jesús fue aclamado como el Rey y Salvador en Jerusalén.

En Toconao, el Padre Andrés Ruiz presidió la celebración centrando su mensaje en el amor y misericordia de Dios, que se manifiesta a pesar de nuestras traiciones, incoherencias y olvidos. El amor de Cristo permanece, porque la cruz y el amor –dijo- son la misma cara de la moneda.

Fuente: Comunicaciones Calama


Calama, 26/03/2018

 
Galerías Fotográficas