/
/
/
/
/
/
   
En Miércoles Santo:
Con promulgación del Decreto se da inicio al Congreso Eucarístico en Arquidiócesis de La Serena

La lectura del documento se realizó durante la Misa Crismal en la que participaron numerosos fieles, personal consagrado y la totalidad de sacerdotes que sirven al pueblo de Dios en los valles Elqui y Limarí.
Miercoles 28 de Marzo del 2018
  
La tarde de este miércoles 28 de marzo se dio inicio oficial al Congreso Eucarístico Arquidiocesano en la Catedral de La Serena, instancia eclesial que vivirá la Iglesia en Chile durante el 2018 y que tiene una dimensión nacional, como también diocesana. Es así que mediante la lectura y promulgación del Decreto, el Arzobispo de La Serena, Mons. René Rebolledo, convocó a la comunidad de fieles, consagrados y sacerdotes presentes, a vivir esta iniciativa que tiene como objetivo centrar la vida pastoral en el encuentro con Cristo vivo presente en la Eucaristía.

“Es una instancia que nos regala Jesús para encontrarnos con Él y mostrarnos su amor, con el fin de reflexionar y realizar todas nuestras actividades pastorales en torno a la Eucaristía, que es el corazón de la Iglesia, algo tan fundamental para nosotros los católicos”, indicó el P. José Luis Flores, Coordinador Arquidiocesano para el Congreso Eucarístico.

Día de reflexión, oración y comunión

La jornada de este Miércoles Santo inició por la mañana, cuando el clero arquidiocesano se reunió en la Casa de Ejercicios “El Tránsito” para vivir el tradicional Retiro Espiritual, en el cual reflexionaron en torno a las vocaciones y el Sacramento del Orden Presbiteral, que estuvo a cargo de Mons. Gaspar Quintana, Obispo Emérito de Copiapó y que actualmente reside en el Santuario “Ntra. Sra. del Rosario” de Andacollo.

Al respecto, el P. José Manuel Tapia, secretario del clero, destacó que “Mons. Quintana nos transmitió la vivencia de la Eucaristía a lo largo de su ministerio. Como ha nutrido su fe y el servicio a la Iglesia desde la dimensión eucarística, lo cual nos enriquece y fortalece en nuestro servicio pastoral”.

Ya por la tarde, tuvo lugar en el templo Catedral la Adoración al Santísimo Sacramento, rezo de las Vísperas Solemnes y posibilidad para que los fieles se confesaran. Posteriormente, se dio inicio a la Misa Crismal y celebración anticipada del Día del Sacerdocio Ministerial. Al finalizar la Eucaristía, el P. José Pérez, párroco en “Inmaculada Concepción” de Punitaqui, se refirió a la renovación de las promesas presbiterales como un: “refuerzo de lo que el Señor nos ha dado, que es la vocación a este sacerdocio ministerial, que nos reúne especialmente en este día que aceptamos una vez más poder servir al Señor, con mucha devoción, esfuerzo y caridad”.

Destacar, además, que en la oportunidad se bendijeron los Óleos de los enfermos y de los catecúmenos, como también se consagró el Santo Crisma, por lo que representantes de los jóvenes y adultos que realizarán su Confirmación durante el Tiempo de Pascua del 2019, presentaron ante el Altar los porta-óleos confeccionados por la Fundación Fidelium y que se instalarán en las sacristías de las parroquias de la Arquidiócesis, los cuales llevarán en su interior el sagrado Crisma con el que serán ungidos los mismos confirmandos el día en que reciban el sacramento.

“Es una gran alegría que los jóvenes hayan llevado este signo como parte de su camino de preparación para el Sacramento de la Confirmación, lo que los hace partícipes activos de esta catequesis de formación, gracias a la cual manifestarán su anhelo de ser testigos de Cristo”, explicó el P. Héctor Zambra, Asesor Arquidiocesano de Catequesis.

Mensaje del Pastor

En su homilía, el Arzobispo manifestó que el 2018 es “un año de gracia del Señor. Nosotros somos los primeros llamados a anunciarlo. Es el año del Congreso Eucarístico Nacional; es el año del Congreso Eucarístico Arquidiocesano. ¡Es un año de gracia del Señor! Todos somos cordialmente invitados a anunciar este año de gracia del Señor y a promover en medio de nuestras comunidades el sentido profundo de este tiempo, que apunta a renovar nuestra fe desde la centralidad del misterio de la Eucaristía “¡No hay y no podrá haber en este mundo mayor instancia de comunión con Cristo que la celebración de la santa Eucaristía!”.

Igualmente, Mons. Rebolledo hizo hincapié en que “si hemos experimentado tanta bondad y misericordia del Señor a lo largo de nuestra vida, la celebración misma nos invita a una plena disposición para acoger este amor gratuito. Que nunca decaiga nuestra bondad, magnanimidad, humildad en el trato con los demás. Que nuestra vocación de servicio a los demás sea la primera evocación que nuestro ministerio suscite en la gente. Hagamos el ejercicio, preguntémonos en cada momento y circunstancias de nuestra vida, siguiendo el desafío del Congreso Eucarístico, << ¿Qué haría Cristo en mi lugar? >>”.

Finalmente, dirigiéndose al clero arquidiocesano, enfatizó: “que esta renovación de nuestras promesas sacerdotales sea semilla de una renovada esperanza. En Cristo nuestra Pascua no hay lugar a la desolación ni al abatimiento. Que nuestro ministerio sea signo del amor infinito de Dios”.

Fuente: Comunicaciones La Serena


La Serena, 28/03/2018

 
Galerías Fotográficas