/
/
/
/
/
/
   
Misa Crismal Catedral Iquique
Misa Crismal en Catedral de Iquique: “Han sido ungidos por el señor para consagrar el mundo para Dios”

Durante la celebración, los sacerdotes renovaron las promesas hechas en el momento de la Sagrada Ordenación, para luego proceder a la bendición del aceite de los enfermos, del aceite de los catecúmenos y de la confirmación.
Jueves 29 de Marzo del 2018
  
A las 20:00 horas en la Catedral de Iquique, se comenzó a vivir este Miércoles Santo la celebración de la misa Crismal, presidida por el obispo y concelebrada por los sacerdotes de la diócesis. En esta celebración, se consagró el Santo Crisma y se bendijo además los restantes óleos o aceites (para los enfermos y los que se van a bautizar).

Con una asistencia masiva que repletó el lugar, Mons. Guillermo Vera Soto, (previo a la renovación de votos) se dirigió hacia los sacerdotes en su homilía, en donde recalcó que ellos fueron consagrados, para consagrar.

“En el corazón de la semana santa, en las catedrales del mundo entero, en torno al altar y junto a su obispo, los sacerdotes renuevan en la misa Crismal, su deseo de servir al señor y a los hermanos con una vida entregada. Es este entonces, una hermosa oportunidad para recordar a la luz de lo que nos ensaña la iglesia, quienes somos los sacerdotes. Nos ensaña la iglesia que los presbíteros en virtud del sacramento del orden, han sido consagrados como verdaderos sacerdotes del nuevo testamento, a imagen de cristo sumo y eterno sacerdote, para predicar el evangelio, apacentar a los fieles y para celebrar el culto divino. Pero su oficio sagrado, lo ejercen sobre todo en el culto o asamblea eucarística, donde obrando en nombre cristo y proclamando su misterio, unen las oraciones de sus fieles, al sacrificio de su cabeza, y representa y aplican en el sacrificio de la misa hasta la venida del señor, el único sacrifico del nuevo testamento, a saber el de cristo en la cruz.

Queridos sacerdotes, no lo olvidemos que hemos sido consagrado para consagrar, nuestra misión más importante ha de ser la celebración de la santa misa, que cada día la podamos celebrar con renovada fe y amor. Y de manera especial en este año de la eucaristía que como iglesia chilena comenzamos a celebrar, vivir nosotros la eucaristía y procurar que los hermanos la vivían la celebren y de ella se alimenten”. Recalcó el Obispo en su mensaje.

En esta celebración, también se sumó el rito de admisión para el actual diacono en tránsito Eduardo Parraguéz Fernández, quien recibió la bendición del Obispo para pasar al último escalón antes del Sacerdocio.

Posterior a ello, se comenzó con la consagración de los distintos aceites, para que así el óleo perfumado que representa al mismo Espíritu Santo, nos sea dado junto con sus carismas el día de nuestro bautizo y de nuestra confirmación y en la ordenación de los sacerdotes y obispos.

Antes de finalizar, el Sacerdote Franklin Luza Zañartu, quien es el canciller notario de la Diócesis de Iquique, leyó el decreto firmado por Mons. Guillermo Vera, el cual oficializaba el inicio en este Jueves Santo, el congreso eucarístico en nuestra ciudad.

Fuente: Comunicaciones Iquique


Iquique, 29/03/2018

 
Galerías Fotográficas